Buzzi y De Angeli: "Nosotros no competimos por la misma novia"

En el marco del Congreso Anual de la Federación Agraria Argentina, en el que Eduardo Buzzi resultó reelecto para un nuevo mandato, PERFIL entrevistó juntos a su titular y al líder de los agrarios enterrianos, Alfredo de Angeli. Aunque no son amigos, se respetan, y está claro que tienen estilos diferentes. Dos caras de un liderazgo.
—En este congreso pareció que hubo una unidad más fuerte entre ustedes, ¿qué cambió?

BUZZI: Es que en realidad lo que hubo fueron diferencias ante aspectos puntuales. En el último tiempo hicimos un pacto de que cuando tengamos diferencias lo discutamos por teléfono y no más por los medios. Si no es una concesión al kirchnerismo, gratis. Y a los productores les cae mal. Los gauchos en los pueblos me dicen: "No te pelees más con De Angeli".

DE ANGELI: Sí, la gente ve como un complemento. Dice: "Vos sos el tosca, el que está arriba, y Eduardo es un tipo que explica bien, que tiene muy buena dialéctica", y yo para nada.

—¿Las diferencias son de estilo o de fondo?

B: Son circunstancias donde ante un hecho hay criterios o formas de reaccionar diferentes. Y hay otras cuestiones que por ahí son un poco más de fondo, como con las AFJP. Ahí tuvimos un criterio distinto, que es un tema ya más filosófico.

DA: No sé si es filosófico, porque yo me explico mal y me entienden peor. Fui a prevenir el manotazo y muchos entendieron que fui a defender a las AFJP. Hoy con la Ley de Medios salís a criticar y te dicen que estás con Clarín, y no es así. Pero no querés que hagan otro enchastro.

B: De todos modos, es tan grave lo que está pasando como país, tan grave el nivel de crispación, que nosotros no podemos tener grietas. Y además no estamos compitiendo por la misma novia. La novia de él le da bola a él...

DA: Y... sí (risas).

—¿Y qué tiene que hacer el campo a partir de ahora?

B: Creo que la Mesa de Enlace, pasada la Ley de Medios que hoy ocupa el centro de la escena, tiene que retomar la iniciativa, marcando el contraste de lo mal que se hacen las cosas, por un lado, y lo que se necesita, por el otro. Y el 10 de diciembre es una fecha en la que hay que movilizar, respaldando a los legisladores que entran y pidiendo por lo que falta.

—¿Y De Angeli puede estar de nuevo en las rutas?

DA: No. Yo no quisiera volver nunca más a las rutas, y muchos productores tampoco. Sería enfrentarse con otros sectores y alimentar a los Kirchner. Pero si te llega la necesidad es muy probable que, si la mayoría quiere, no quede otra que ponerse al frente.

—La Mesa de Enlace generó visiones críticas en la FAA.

B: Hay debate, por supuesto. Ahora, ocho de cada diez productores te dicen que la Mesa de Enlace tiene que continuar. Que hay alguna minoría que dice que hay que irse es cierto, pero nosotros nos manejamos por las mayorías. Y, por otro lado, las diferencias con la Sociedad Rural existen, pero hay acuerdos básicos que se respetan. Y se trabaja sobre las coincidencias.

—¿Y corre riesgos la identidad de la FAA?

DA: No, para nada. La Mesa de Enlace se conformó por la tiranía de los Kirchner. Y mientras tengamos objetivos en común, vamos a estar juntos. Pero también hubo transformaciones. Hoy los otros presidentes te pueden hablar de los pequeños y medianos productores, cosa que antes no hacían.

—¿Es difícil para ustedes compartir el protagonismo?

B: No voy a negar que hay momentos en los que si se desdibuja el rol del presidente y esas cosas... Pero hay que saber admitir que los protagonismos son importantes, son un instrumento del proceso colectivo.

DA: Yo a Eduardo lo respeto, él es mi presidente. Y yo trato de no perjudicar en nada. Puedo cometer errores, pero jamás voy a estar buscando un espacio, y menos para ponerme delante de él.

—De hecho, se refiere a él como presidente.

DA: Sí, es mi presidente.

B: Este fuma abajo del agua (risas).

Comentá la nota