Butacas vip, tribuna pop

Con su primer acto público, el auditorio del edificio lució impecable en medio de ovaciones e hinchadas.
"¡Gracias, Gobernador, por la Villa Unión!", se escuchó desde las butacas verdes, y de inmediato el salón, brillante y de punta en blanco, se convirtió en una tribuna que no ahorró en arengas y calor popular durante toda la ceremonia. Fue ayer, en el primer acto público que se realiza en el auditorio Gobernador Eloy Camus, en el subsuelo del Centro Cívico. Y si bien el motivo era la firma de convenios de pavimentación y la entrega de premios a las soberanas del Sol, la flamante sala se convirtió en una protagonista indiscutible.

Fue muy marcado el complemento entre los gritos, aplausos y ovaciones de las hinchadas de los departamentos, y la sobriedad elegante del salón estrenado ayer. Casi una réplica en miniatura del auditorio Juan Victoria, el lugar recibió a la gente con sus dos escaleras laterales, las paredes curvas para optimizar la acústica, un sistema de audio impecable y una iluminación discreta, que fue encendida al máximo recién después de la ceremonia.

A medida que la gente entraba (familias, gente movilizada, mujeres con nenes en brazos, algunas parejas de adolescentes), todos los comentarios apuntaban a lo mismo: la impactante estética del salón. Fueron muy repetidas las palabras "bonito" y "lujo". Y muchos aprovecharon para hacerse fotos, aprovechando su categoría de debutantes en eso de conocer uno de los espacios más engalanados del Centro Cívico.

"Estamos contentos como niños con juguete nuevo", dijo el gobernador José Luis Gioja ni bien tomó el micrófono, para referirse al auditorio como un "orgullo" de los sanjuaninos. Los aplausos empezaban a bajar conforme se enardecía el discurso, pero las butacas estallaron cuando el intendente de Chimbas, Mario Tello, saludó a todos los chimberos en la sala.

De ahí en más, adiós timidez. La gente de cada departamento empezó a competir en capacidad pulmonar y de palmas. Los intendentes eran citados para firmar los convenios, y desde el público caían los "dale, dale", los "vamo' vamo'" y los nombres de los departamentos. Chimbas seguía a la cabeza del ruidódromo. Angaco y Caucete peleaban el segundo puesto. Albardón aportaba lo suyo con una hinchada casi exclusivamente femenina, que se desgañitaba en un sincopado "Cris-ti-na...".

La subida al escenario de las soberanas del Sol para recibir su cheque marcó otro pico. La reina Maira Márquez y la virreina Belén Chávez arrasaron con los aplausos, los flashes y las fotos hechas con celulares. Y al final, cuando casi todo el mundo acababa de salir, Gioja entró a la sala de control de audio, tomó un micrófono de la consola y empezó a hacer pruebas, que resonaron en todo el auditorio recién estrenado.

Comentá la nota