Busti, un operador silencioso del peronismo anti-Kirchner

Busti, un operador silencioso del peronismo anti-Kirchner
Lo esperaba solo, como hace muchas veces en la residencia de Olivos. "¿Cómo te va pejotita?", lo recibió Néstor Kirchner. Jorge Busti, que fue tres veces gobernador de Entre Río y hoy preside la Cámara de Diputados en su provincia, traía papeles con datos de la complicada situación en su provincia por la sequía. Al rato, el ex presidente llamó por teléfono a Guillermo Moreno. "Así que vos sos el famoso "Chino" Busti. ¿Sabés lo que pasa? Los dirigentes entrerrianos se creen mucho más machos que yo", le habría dicho el secretario de Comercio según la versión que contó Busti. La charla no dio para mucho más. Kirchner se quejó un poco de algunas actitudes de los productores agropecuarios pero prometió soluciones para los reclamos.
Fue la última conversación entre Kirchner y Busti, que ya venían mal y en marzo se terminó de romper todo.

Busti se convirtió en uno de los más fervientes militantes del peronismo anti-k. Trabaja para fortalecer el espacio y tiene una ventaja para esa construcción política: muy buena relación con Eduardo Duhalde y con Carlos Reutemann, posibles rivales de Kirchner para 2011. Y se lleva bien con Felipe Solá que, como dicen en el PJ, "no es poco".

"No quiero saber más nada con Kirchner. Nos quiere llevar puestos a todos", ha dicho Busti en privado.

El jueves, el peor día para transitar por la ciudad por el paro de subtes y protestas varias, Busti tuvo reuniones, como hace cada vez que está en la Capital. Habló con Duhalde apenas el ex presidente llegó de Estados Unidos.

Tenía previsto un encuentro con Solá que se suspendió porque la esposa del ex gobernador, tuvo un inconveniente al caerse de un caballo; juega al polo. Con Solá siempre están en contacto por el armado del Peronismo Federal, el espacio del PJ pretende enfrentar a Kirchner.

"A lo único que le tiene miedo Kirchner es a este peronismo, que le disputa el poder desde el PJ", suele decir Busti.

En la noche del jueves varios de los legisladores del PJ anti- k volvieron a juntarse. Hubo una comida para despedir al diputado Jorge Sarghini, que deja su banca el mes próximo. En el Club Galicia, entre una paella con mariscos y pescados a la plancha, Duhalde anticipó que jugará a fondo contra Kirchner. El ex presidente no suele ir cenas pero a Sarghini le tiene un afecto especial. Hubo discursos de Duhalde, de su esposa "Chiche" y de Busti. "Voy a jugar con todo y voy a dar la pelea por el peronismo bonaerense, esa es la gran batalla", dijo Duhalde. Después en voz más baja habló con Busti y le dijo que cuando llegue el momento verán cómo el PJ disidente define su candidato para 2011.

Busti intenta por estas horas acercar un poco a Solá y a Duhalde. La meta es que todos "jueguen" en el mismo espacio.

Los dirigentes del PJ anti-k aceptan a Francisco de Narváez pero no para liderar el sector. Desconfían de su relación con Julio Cobos y no creen que para la pelea con Kirchner se necesite al PRO.

Busti es uno de los que piensa que la alternativa al matrimonio presidencial tiene que surgir del "peronismo puro" . Duhalde dice que quiere sacar de la cancha a Néstor Kirchner y no "regalarle" el PJ. Busti piensa lo mismo.

Su esposa, la diputada María Cristina Cremer de Busti, cuenta que siente el pase de "facturas" por la postura política de su marido. El miércoles lo llamó y le dijo: "Jorge, me fui de la sesión, no sabés lo que era, había barras y todo. Al final, no voté", le dijo. Busti estaba en la ruta, camino a Buenos Aires. Se enojó: "¿Cómo? Hubieras votado en contra", le recriminó. La Cámara de Diputados había dado media sanción al proyecto que faculta a la Justicia para la extracción compulsiva de ADN para identificar hijos y nietos de desaparecidos.

La esposa de Busti fue una de las primeras en anunciar su deserción del bloque oficialista después de la derrota electoral de junio. Dice que hasta le cortan la luz de los pasillos en el piso donde están los diputados enfrentados con Kirchner, en el edificio del anexo.

Hace tiempo, Busti decidió impulsar el proyecto Reutemann 2011. Ahora tiene dudas. Con el senador santafecino tiene una relación de afecto y confianza. "El Lole" demuestra poco pero con "El Chino" Busti es de los pocos con los que habla. Durante el conflicto con el campo, lo hacían todos los días. Tenían una clave para que nadie escuchara sus charlas: Busti mandaba un mensaje al celular de Reutemann y éste se iba a otro lugar y lo llamaba desde otro teléfono. Se llegaron a reunir en secreto en bares pueblerinos en medio de la ruta, en un punto intermedio entre Santa Fe y Entre Ríos.

Reutemann valora una de las condiciones del entrerriano: nunca le pide nada.

Busti militó por "El Lole" hasta que Reutemann dijo que la candidatura de 2011 no le interesaba y cerró el teléfono. "Lole, hace 8 meses que levanto tu candidatura. ¿Qué vas a hacer?", le dijo Busti hace poco. El senador no dio pistas y se habría quejado: "Está complicado, Kirchner va a dejar todo hecho bolsa". Y apagó el celular.

Hace un tiempo, cuando el matrimonio Duhalde visitó a Busti, el ex presidente lo aconsejó: "Chino, no pierdas el tiempo con 'El Lole', te va a ir llevando y después te va a dejar. A mí ya me lo hizo".

En la comida del jueves, volvieron a hablar de Reutemann. Duhalde sigue convencido de que dirá que no. Por las dudas, en el PJ anti-k esperarán la decisión final del senador. Reutemann ha dicho a los suyos que decidirá en marzo de 2011; una de las que más lo alienta a ser candidato es su esposa, Verónica Ghio.

Mientras tanto, el PJ disidente avanza. Duhalde prepara un acto en La Matanza para el 17 de Noviembre, el Día del Militante Peronista. Ese mismo día y en Paraná, Busti hará el suyo, donde promete juntar más de 10 mil personas.

Es también un desafío para el gobernador Sergio Urribarri, con quien Busti no se habla.

La última pelea fue por Reutemann. La esposa de Busti había aceptado ir en la lista con los hombres del gobernador con un pacto previo: los Busti no criticaban a Kirchner y Urribarri no "tocaba" a Reutemann. El gobernador, invitado a un programa de TV porteño, criticó duro a "El Lole" que en ese momento era candidato a senador enfrentado con el oficialismo. Busti llamó después al gobernador y lo insultó, según la anécdota que cuenta Busti ante los suyos.

Busti fue el que propuso al "Pato" Urribarri como candidato a gobernador en 2007, ya que no tenía reelección. Había hablado de eso con Kirchner. "¿Cómo estás tan tranquilo sin reelección? El poder hay que mantenerlo siempre", habría dicho el entonces presidente. "Mi candidato es Urribarri", insistió Busti. "¿Y ése quién es?, el nuestro es Julio Solanas", respondió Kirchner.

Con el tiempo, las cosas cambiaron y Urribarri es uno de los gobernadores más alineados con el Gobierno. Busti hizo después una tregua con Kirchner en un encuentro en la quinta de Olivos en 2008 para unificar el PJ de Entre Ríos, pero luego volvieron a distanciarse.

"No soy menemista ni dualista y nunca fui kirchnerista, soy peronista", dice siempre Busti. Hoy está muy cerca de Duhalde. Niega que "El Cabezón", como le dicen al ex presidente, conspire contra el Gobierno. Hace poco en una reunión en la sede del Movimiento Productivo Argentino, un empresario bonaerense hablaba de crítica situación política. "Acá hay que esperar los tiempos democráticos", los cortó Duhalde. Y siguieron la charla como si nada.

Comentá la nota