BUSTI ASEGURO QUE BOTNIA “SIN DUDAS CONTAMINA”.

A través de un extenso escrito, el ex gobernador y Presidente de la Cámara de Diputados de Entre Ríos, Jorge Busti, emitió una nota de opinión referida a la actual situación planteada por diversos estudios que determinan que Botnia no contamina, destacando que “es sabido que el Desarrollo Industrial de los Países Centrales y fundamentalmente los del Hemisferio Norte (EEUU, Canadá, Europa, Japón, etc), han sido a costa de sacrificar su medio ambiente y de la extracción no sustentable de sus recursos naturales, realizados sin ninguna planificación, durante décadas” · Luego de un pormenorizado análisis Busti asegura que “gran cantidad de toneladas de fósforo y nitrógeno, compuestos químicos tóxicos, alógenos, metales pesados y materia orgánica van a parar a las aguas del río Uruguay, o con emisiones de gases reducidos de azufre van a para al aire las 24 horas del día, los 365 días del año”.
El tres veces Gobernador entrerriano aseguró que “el Gral. Juan Domingo Perón en su conocido ´Mensaje ambiental a los Pueblos y Gobiernos del Mundo´, dado en Madrid, el 21 de Febrero de 1972, (aún antes de la Conferencia Mundial de Estocolmo sobre el Hombre y el Medio Ambiente del mismo año), decía con sabiduría y precaución: ´Creemos que ha llegado la hora en que todos los pueblos y gobiernos del mundo cobren conciencia de la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio ambiente y la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobre-estimación de la tecnología y la necesidad de invertir de inmediato la dirección de esta marcha, a través de una acción mancomunada internacional. El ser humano ya no puede ser concebido independientemente del medio ambiente que él mismo ha creado. Ya es una poderosa fuerza biológica, y si continúa destruyendo los recursos vitales que le brinda la Tierra, sólo puede esperar verdaderas catástrofes sociales para las próximas décadas´”.

Al respecto Busti recuerda también en las palabras del ex Presidente Perón que “la humanidad está cambiando las condiciones de vida con tal rapidez que no llega a adaptarse a las nuevas condiciones. Su acción va más rápido que su captación de la realidad y el hombre no ha llegado a comprender, entre otras cosas, que los recursos vitales para él y sus descendientes derivan de la naturaleza y no de su poder mental. En el último siglo ha saqueado continentes enteros y le han bastado un par de décadas para convertir ríos y mares en basurales, y el aire de las grandes ciudades en un gas tóxico y espeso”.

De esta forma, el actual legislador provincial agrega que “mucho antes de que se hablara del ´Informe Bruntland´, sobre Desarrollo Sustentable de la Humanidad, con respecto a la explotación fundamentalmente extractiva de los Recursos Naturales y la necesidad de la Preservación de los mismos, para no poner en riesgo a las Futuras Generaciones, el Gral. Juan D. Perón, ponía sobre aviso a todo el planeta sobre el futuro que se abatiría inexorablemente, sino se tomaban en cuenta estos procesos de degradación del medio ambiente y la biodiversidad”.

“Casualmente un año antes de que se formalizara la Cumbre del Mundo sobre Medio Ambiente Humano en Río de Janeiro en 1992, en un memorando secreto de 1991, el principal economista del Banco Mundial, Lawrence Summers, sugirió que ´tiene sentido´ desde un punto de vista económico trasladar las industrias que causan la mayor parte de la contaminación de los países industrializados al tercer mundo. Cumpliendo las órdenes del FMI y el Banco Mundial, Ghana duplicó la explotación forestal entre 1984 y 1987, y el tamaño de sus bosques disminuyó un 75%. Pronto, Ghana tuvo que importar madera, y para el año 2000 había talado todos los árboles de ese país africano” recuerda Busti.

“En consecuencia de esto –continúa-, otro de los ´Proyectos del Banco Mundial´, fue el de trasladar las industrias sucias desde los Países Centrales del Norte a los Países Periféricos del ´Tercer Mundo´, del Cono Sur, con el objeto de comenzar a sanear el medio ambiente en sus países de origen y debido a las normativas ambientales de cada vez más difícil cumplimiento para las empresas más contaminantes, como es el Caso de la Fabricación de Pasta de Celulosa”.

• Plantaciones de eucaliptus y proyectos de fabricación de pasta de celulosa

En su escrito, Busti agrega que “la Década del ´80 y ´90, el Banco Mundial promovió la Plantación de Árboles aptos para la fabricación de Pasta de Celulosa, por medio de Leyes de Promoción Económica a la Forestación, en los países de Sudamérica (Chile, Brasil, Uruguay, Argentina), esto era imprescindible para trasladar las Industrias Contaminantes desde EE.UU., Canadá, pero fundamentalmente de Europa, ya que las Directivas (Ej: Directiva 96/61 de 1997), de la Unión Europea, eran muy estrictas en cuanto a la Prevención de la Contaminación de las Industrias, el cuidado y Protección Ambiental y la preservación de los Recursos Naturales, ya que el mismo tipo de Industrias de Pasta de Celulosa con la utilización de tecnologías a base de Cloro y Dióxido de Cloro, no podrían instalarse a partir del año 2007, y que las fábricas existentes, deberían adaptar su tecnología a los nuevos requerimientos”.

Así explica que “la industria papelera es considerada una de las industrias potencialmente más contaminantes si no está correctamente manejada y continuamente controlada. Esto ha generado que, debido a los altos niveles de urbanización, en el viejo continente se tienda a erradicar este tipo de industrias hacia los países menos desarrollados donde las exigencias ambientales no son (todavía) tan rigurosas”.

“En los últimos años, los procesos de fabricación de papel han avanzado significativamente en pos de disminuir (no eliminar) los posibles efectos negativos sobre el medio. Sin embargo, una fábrica de este tipo modifica significativamente aspectos socio-ambientales de la región, debido a que ´altera´ las condiciones del entorno que son propicias para futuras inversiones en la región (como ejemplo, es muy difícil la convivencia de una empresa como esta y los emprendimientos turísticos como la hotelería, la explotación agrícola-ganadera, la explotación pesquera, etc.)” expresa luego.

En este sentido afirma que “el primer proyecto de instalación de una Planta de Pasta de Celulosa sobre el Río Uruguay fue el de la empresa uruguaya ´Celulosas de M’bopicuá´ del Grupo Español ENCE S.A., que luego de la lucha emprendida por la comunidad de Gualeguaychú, el Gobierno de la provincia (2003/2007) y el Gobierno Nacional, tuvo que definir un nuevo lugar de Emplazamiento o de Relocalización de su Planta, cercano a la Localidad de Conchillas al sur de Fray Bentos, y prácticamente sobre el Río de la Plata, en territorio uruguayo. La misma luego de terminada producirá alrededor de 1.000.000 ton/año de pasta de celulosa”.

A esto agrega que “la Empresa Finlandesa BOTNIA, cuya Planta de Fabricación de Pasta de Celulosa está instalada cercana a la ciudad de Fray Bentos, sobre el Río Uruguay (que es compartido por ambas naciones) y frente a la Provincia de Entre Ríos, con una Area de Impacto Directo sobre la Ciudad de Gualeguaychú y zonas aledañas, tiene que ver, no solo con sus posibles impactos ambientales que afectaría en forma directa a más de 300.000 habitantes entre uruguayos y argentinos, además de la contaminación de agua, suelo y aire, cambios climáticos, alteración de la biodiversidad, etc., sino también con el proyecto de desarrollo de la región”.

Al respecto Busti advierte que la planta de Botnia ”produce desde su inicio y Puesta en Funcionamiento a partir de Noviembre/Diciembre del año 2007, aproximadamente 1.000.000 de ton/año de pasta de celulosa, (más del 50 % de lo que producen sus 5 Plantas en Finlandia y tres veces más de lo que produce una sola Planta en el mismo país), y ha cumplido sus objetivos de producción antes de que finalice el año 2008, pese a que tuvo varias paradas y arranques durante ese año, producto de ajustes y arreglos de puesta a punto, lo que produjo escapes y emisiones de gases tóxicos a la atmósfera”.

“La producción de Pasta de Celulosa se realiza a partir de chips de diferentes variedades de Eucalyptus, en una Zona de Impacto Directo que comprende un Área de 4 Km. Aguas Abajo del mismo puente, a escasos 2 Km. de la Ciudad de Fray Bentos y a 4 Km. del Balneario Ñandubaysal en la Costa Entrerriana y a 27 Km. de la Ciudad de Gualeguaychú” indica luego el ex primer mandatario.

• Los problemas de la contaminación y el caso de “Botnia S.A.”

En su extenso documento, Busti advierte que “la localización de la planta de Botnia en el lugar actual donde se construyó, se debe fundamentalmente a un interés económico / financiero, (proximidad de un río con agua dulce gratis, cercano a las plantaciones y con caminos de acceso para el transporte de madera), no se tuvo en cuenta el impacto ambiental transfronterizo de ubicar esta mega planta frente a una población de 80.000 personas en Gualeguaychú y a una ´zona de impacto directo´ de más de 200.000 habitantes argentinos y uruguayos”.

“Este tipo de proyecto jamás se hubiera podido concretar en Europa, dada las estrictas normativas de la unión europea sobre protección ambiental, y de que no hubiera existido la ´licencia social´ de las poblaciones cercanas, para construir esta mega planta” agrega.

Además expresa que “la planta de Botnia producirá 1.200.000 tn. /año (más del 50 % de lo que la empresa produce en toda Finlandia) y casi 3 veces más de la producción de cualquiera de sus plantas consideradas individualmente”.

Describe que “posee un empresa forestal ´FOSA´ (Forestadora Oriental S.A.) que tiene aproximadamente 60.000 has plantadas, pero el Uruguay cuenta con más de 700.000 has. plantadas de eucaliptos glóbulos, con lo cual deberá abarcar su mercado de madera (se consumen 3 tn de madera para fabricar 1 tn. de pasta), previendo a futuro en 5 años autoabastecerse de madera con más de 1.500.000 de has plantadas en todo el Uruguay”.

“Actualmente se encuentra operando con un tren de barcazas de 3.000 toneladas de Pasta de Celulosa, desde su propio puerto (cuya instalación violó el Tratado de Río Uruguay), ubicado sobre el río Uruguay (frente a la construcción de la planta) muy cercano a la localidad de Fray Bentos y luego las mismas son trasladadas por el Río Uruguay hasta la Terminal de ONTUR en el Puerto de Nueva Palmira” indica el escrito de Busti. En tanto remarca que “No se consideraron, ni tuvieron en cuenta: los tratados, acuerdos, convenios y protocolos internacionales ambientales como ´Estatuto del Río Uruguay, Acuerdo Marco de Medio Ambiente del MERCOSUR, Basilea, Estocolmo, Montreal, Diversidad Biológica, Desertificación´ entre otros”.

En este mismo sentido explica que “durante la construcción de la Planta de BOTNIA, la Directora de la DINAMA (Dirección Nacional de Medio Ambiente del Uruguay), Lic. Alicia Torres, reconoció en la comisión de medio ambiente de la cámara de diputados del Uruguay el contenido de la autorización ambiental otorgada a Botnia, donde dijo que: ´no tiene dudas en que la producción de celulosa genere una serie de impactos contaminantes´, agregando que ´para empezar a entender el problema, hay que partir de la base de que en la actualidad la Dinama tiene solamente 39 funcionarios presupuestados para todo el país´”.

Luego la funcionaria agregó que “´la autorización ambiental previa otorgada a la Botnia, establece la obligatoriedad de ir adecuando la gestión ambiental paso a paso, por etapas´ (¿?), y que esto le permitirá a la Dinama, ´ir contando con los elementos que hoy no tiene´” remarca el escrito. Además afirma que Torres “reconoció que si hoy hubiera que controlar a Botnia, ´ello resultaría imposible´, pero que si le asignan los presupuestos solicitados y con la experiencia en los próximos dos años, ´irá corriendo detrás pero bastante parejo con un tema hasta ahora desconocido´”.

• Conclusiones

En el último pasaje del escrito, Busti recuerda que “la planta de Botnia comenzó a funcionar en octubre/noviembre del año 2007, cuando finalizaba mi gestión; los valores de control y prevención de la contaminación obtenida en ese momento todavía eran muy prematuros, ya que el funcionamiento de la planta recién comenzaba con una producción muy baja”.

“Todo lo que se pudo hacer, tanto política, social, legal, técnica y ambientalmente, en plano local, nacional e internacionalmente se hizo” agrega luego, y remarca que “el gobierno de la provincia de Entre Ríos participó en todas las acciones legales, sociales, económicas y técnicas en todos los planos, acompañando a la comunidad de Gualeguaychú y al de la provincia, en sus reclamos legítimos en materia de salud, ambiente y desarrollo”.

En este sentido asegura que “no existen dudas en el mundo globalizado e industrializado que una de las actividades mas contaminantes son la producción de pasta de celulosa realizada por el método ´Kraft´ o al sulfato y blanqueada con derivados del cloro”.

“Podrán ser más o menos contaminantes, de acuerdo a las inversiones que realicen estas empresas, para mejorar sus procesos de efluentes industriales tanto líquidos y gaseosos y en función de los estrictos controles y análisis permanentes que se le realicen por parte de las autoridades de aplicación” sostiene luego.

“Estas empresas o plantas con gran tecnología de última generación, utilizan y vierten, distintos derivados del cloro, gran cantidad de toneladas de fósforo y nitrógeno, compuestos químicos tóxicos, alógenos, metales pesados y materia orgánica que como en el ´caso Botnia´, van a parar a las aguas del río Uruguay o con emisiones de gases reducidos de azufre, que van a para al aire las 24 horas del día, los 365 días del año, durante 40 o 50 años de funcionamiento de estas fábricas de pasta de celulosa” aseguró Busti.

Por último confirma “el daño y la magnitud del mismo, en forma acumulativa, constante y sin retorno, verificado por cientos de estudios de los impactos en el ambiente y en los recursos naturales, comprobados científicamente en diferentes países del mundo (Canadá, EE- UU, España, Alemania, Rusia, Finlandia, Chile, y Australia)” concluye la nota.

Comentá la nota