La búsqueda de votos puerta a puerta, política mata a Big Data y ¿habrá debate?

La búsqueda de votos puerta a puerta, política mata a Big Data y ¿habrá debate?

Todos los entretelones de lo que es noticia en Mar del Plata.

A partir de este fin de semana la campaña electoral largará con todo y los candidatos ya tienen definida su estrategia. En el Frente de Todos, Fernanda Raverta intensificará los encuentros en los barrios y multiplicará sus recorridas. Al mismo tiempo seguirá escuchando a empresarios. En ese sentido, la semana pasada se reunió con Martín Cabrales, el marplatense que forma parte del grupo de Whatsapp que integran 260 empresarios que son parte del círculo rojo de la Argentina. En el encuentro se analizó la situación del comercio y la industria en la ciudad. Todos coincidieron en la importancia de proyectar el desarrollo de Mar del Plata.

Raverta con Martín Cabrales.

Esta semana Raverta también se reunió con integrantes de la Cámara de Balnearios para analizar la situación del sector y la temporada que se viene. “No buscamos mejorar la relación con los empresarios porque nunca fue mala. El tema es que ahora hay más pedidos de reuniones y Fernanda siempre está dispuesta a hablar con todos”, explicó uno de los armadores de la diputada nacional. El efecto Galperín también llegó a la ciudad.

Si bien esas fueron reuniones que se difundieron de forma oficial, Raverta esta semana también mantuvo encuentros reservados que evitaron publicarse. Uno fue con representantes de Torneos y Competencias. ¿El objetivo? Que el superclásico entre Boca y River vuelva a jugarse en la ciudad durante el verano. El otro fue con los organizadores del festival musical Lollapalooza para ver si existe la posibilidad de traerlo a la ciudad.

Para que esos deseos se concreten, Raverta tiene en claro que primero deberá ganar las elecciones en octubre. Con ese objetivo, su comando de campaña analiza de dónde conseguir los votos que la lleven al sillón principal del Palacio Comunal.

En el laboratorio electoral del Frente de Todos desplegaron el mapa de Mar del Plata para analizar los resultados en los distintos circuitos electorales. Como era de esperar, Juntos por el Cambio tuvo un claro triunfo en la zona del macrocentro y Playa Grande (circuito 366), un sector que en su mayoría suele rechazar la posibilidad de que el peronismo gobierne en la ciudad. “Ahí hay que tratar de acortar lo más posible la diferencia y en el caso de que no se pueda, hay que evitar que se amplíe”, analiza uno de los armadores de la campaña del Frente de Todos.

En las filas de Raverta están convencidos de que la elección se definirá con los votos de los circuitos electorales 364 (rodeado por la avenida Juan. B Justo, Mario Bravo, Tettamanti y la costa) y 365 (ubicado hacia el oeste de la calle Bronzini), que son los que mayor cantidad de electores tienen: el primero, más de 135 mil, y el segundo, más de 113 mil.

Para convencer a los vecinos que se sumen a la propuesta del Frente de Todos en esas amplias zonas de la ciudad, desde la semana pasada un grupo de más de 300 militantes recorren casa por casa. “Vamos a explicarle cara a cara a los vecinos por qué tienen que votarnos”, explican.

En el búnker de Raverta, además, creen que más del 30% de los votos de los Baragiola irán hacia su espacio. El resto de los sufragios que se necesitan para ganar la intendencia los buscarán de Gustavo Pulti. “La polarización ya está instalada. La pelea electoral es entre Fernanda y Montenegro. Esperamos mucho voto que se suele llamar útil”, confió uno de los operadores del Frente de Todos en la ciudad.

La última movida fue incorporar al concejal del Frente Renovador Ariel Ciano con el objetivo de convencer a los votantes de clase media. La candidata y el edil mantuvieron el lunes un encuentro y definieron que trabajarán en diversos proyectos para la cuidad. De la misma manera que en la campaña nacional el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, colabora con la fórmula Fernández-Fernández.

El concejal y su compañera de bancada, Mercedes Morro, acordaron en las últimas horas otra decisión: la de cambiarle el nombre al bloque. Se llamaba “1País”, por el acuerdo preelectoral de 2017 entre Massa, Margarita Stolbizer y Libres del Sur. Ahora pasará a denominarse “Frente Renovador”.

En Juntos por el Cambio también se preparan para intensificar con todo las visitas en los barrios. Eso significa reuniones con los vecinos y asociaciones. “No descartamos que vuelvan los timbreos”, contó uno de los operadores de Guillermo Montenegro. Los timbreos fueron un clásico del PRO durante la gestión. Después del terremoto económico dejaron de implementarlo. Ahora podrían volver.

Los armadores en la ciudad esperan que se conozcan las primeras mediciones sobre el impacto que la economía tendrá en la elección para definir los trazos finos de la campaña. La nueva devaluación y el cepo cambiario abrieron un interrogante que será develado por las encuestas. “Hay dos posibilidades: una es que la gente crea que esto se produjo por culpa de la mala política del Gobierno y la otra que haya sido como consecuencia del triunfo de Alberto Fernández”, explicaba uno de los hombres que sigue los detalles de la campaña. Tiene en claro que si los votantes creen que la respuesta está en la primera opción, el camino a la intendencia será más complicado.

Mientras se devela ese interrogante clave, Montenegro planea una campaña similar a la de las primarias. “Cada funcionario que venga, nacional o provincial, hará recorridas con Guillermo. Acá no se va a esconder a nadie”, dijo, contundente, un armador cuando se le consultó sobre la posibilidad de que el presidente Mauricio Macri aparezca poco y nada por la ciudad. Y puso un ejemplo: “Vino Pichetto y se organizaron actividades en conjunto”.

Si bien aún la agenda no está confirmada, en Juntos por el Cambio esperan que cerca del 20 de septiembre la gobernadora María Eugenia Vidal visite la ciudad.

Lo que sí tienen en claro en el búnker de Guillermo Montenegro es que las recorridas por el territorio se impondrán a las redes sociales y la Big Data. “Es un error total creer que con eso se puede ganar elecciones. Ayudan, pero si el candidato no está presente no hay nada que hacer. No hay que confundirse”, reflexiona un asesor del candidato a intendente. Aunque no lo dice, deja en claro que tiene diferencias con la cuestionada estrategia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el asesor estrella Jaime Durán Barba.

Pulti se reunió con la cámara de balnearios.

En el comando de campaña de Gustavo Pulti también están alistados para la contienda. De manera diaria, el candidato mantiene reuniones con vecinos, comerciantes y empresarios con un objetivo central: dialogar sobre las propuestas para Mar del Plata.

Cerca de Pulti creen que tienen un diferencial positivo con respecto a los demás candidatos con chances de ser el próximo intendente: el conocimiento de la ciudad, los equipos, los proyectos y la capacidad de gestión. “La experiencia y la cercanía con los vecinos también nos dan un plus”, se entusiasman en Acción Marplatense.

El candidato de Acción Marplatense mantuvo un encuentro de dos horas con la Cámara de Empresarios de Balnearios, Restaurantes y Afines (Cebra). Entre otros temas, los asistentes recordaron que durante la gestión de Pulti se reformuló todo el complejo Playa Grande “sin escándalos ni licitaciones a medida”. “En ese momento se presentaron 74 proyectos”, memoraron. En similares términos se recordó el proceso licitatorio de La Perla, que impulsó la reformulación de la obra de Clorindo Testa. “Hablamos de cosas concretas que se han planificado y hecho en la ciudad”, señalaron las fuentes.

El exintendente prepara por estas horas un anuncio importante de apoyo al comercio y la industria en defensa del trabajo. ¿En qué consistirá? En beneficios tributarios, facilitación de habilitaciones y digitalización de trámites en caso de que Pulti vuelva a ser intendente. “La promoción del trabajo es un tema central. Hay que destinar todos los esfuerzos para que Mar del Plata se convierta en una fábrica de empleo”, resumen en Acción Marplatense. Y recuerdan que cuando Pulti terminó su mandato ya se habían digitalizado 137 trámites, pero que luego esas facilidades “fueron interrumpidas”.

En la agenda de campaña también figura otro asunto que probablemente el candidato saldrá a proponer más temprano que tarde: la necesidad de que haya debates televisivos “serios, amplios y respetuosos, con preguntas y respuestas concretas”. Lo aclaran porque todos recuerdan lo que sucedió en 2015, cuando Carlos Arroyo evitó participar de los debates organizados por Canal 10 y Canal 8. “Nunca dijo sus propuestas y así nos fue”, se lamentan en AM.

Lejos de las luces de la campaña, en los canales subterráneos de la política va tomando temperatura la negociación entre Montenegro y el radicalismo marplatense. Por ahora el acuerdo no llegó, aunque durante la semana hubo contactos. “Estamos esperando una propuesta partidaria y no a dirigentes de manera personal”, le confió a LA CAPITAL un experimentado dirigente radical molesto por la oferta que recibieron, al menos, dos integrantes del partido para sumarse a un futuro gabinete. Y, con el correr de la charla, fue redoblando la apuesta: “Tiene que haber una solución porque vamos a conducir este proceso para que se ordene. En caso que no suceda sólo vamos a tener una relación parlamentaria con Montenegro”.

Mario Rodríguez, concejal de la UCR.

Esta posibilidad comenzó a crecer con fuerza en la última semana en el Comité Radical. Las declaraciones públicas de dirigentes como Mario Rodríguez -se niega a sumarse a la campaña de Montenegro-, los roces que quedaron de la primaria y la falta de acuerdo político hacen que un sector de la UCR empiece a operar en este sentido.

La relación parlamentaria significa que la UCR sólo estaría dispuesta a trabajar con Montenegro en un futuro Concejo Deliberante. “Si se llega a eso, no vamos a integrar el posible gobierno de Montenegro”, remata el interlocutor.

Lo cierto es que en el Concejo se está encaminando uno de los temas que más preocupó este año: el del aumento de tasas. El jueves pasado, se votaron en primer término, por mayoría, las ordenanzas fiscal e impositiva, con un incremento de 35% en el valor del básico de la Tasa de Servicios Urbanos (TSU).

Para que las normas tuvieran ese aval (todavía resta que sean aprobadas en una asamblea de concejales y mayores contribuyentes) varios bloques ofrecieron sus buenos oficios. El radicalismo, socio del oficialismo, bajó sus pretensiones de reducir el valor básico al 30%. Los concejales de Crear, el PRO y la Coalición Cívica, que en el plano electoral “juegan” con Montenegro, aceptaron el incremento sin chistar. Y hasta Unidad Ciudadana, que responde a Raverta y votó contra el aumento, tuvo un gesto para no obstaculizar: fue el de no reemplazar a Daniel Rodríguez, que no asistió a la sesión.

El oficialismo logró aprobar la suba de tasas.

Es que si no se aprueba el incremento el próximo intendente, sea quien sea, se va a encontrar un panorama financiero por demás complicado. “Acá nadie puede hacerse el distraído. Todos tienen que colaborar. Sobre todo los que tienen más chances de ganar”, deslizaron fuentes legislativas.

Coment� la nota