En la búsqueda de una vacuna para el sur

La presidenta Cristina Kirchner lanzó la propuesta, dado que los laboratorios de los países desarrollados anticiparon que no podrán cubrir la demanda mundial. "Sería como condenar a millones de personas", argumentó.
La gravedad de la pandemia de la gripe A y la psicosis generada a su alrededor obligaron a que se convirtiera en uno de los temas centrales de la cumbre del Mercosur en Paraguay. La presidenta Cristina Kirchner pidió que, dado que ya han admitido que no darán abasto para cubrir toda la demanda mundial, los laboratorios de los países desarrollados liberen la patente sobre la vacuna contra la gripe para que pueda ser producida también en, por ejemplo, Brasil o Argentina. "Esta es una necesidad para millones de personas y por eso debemos lograr un resultado claro para la vida de esos millones de ciudadanos", destacó. La pretensión quedó plasmada en el documento del encuentro. "La fabricación de estos productos deben ser facilitadas al mayor número de centros posibles, teniendo en cuenta el ejemplo de instituciones existentes en nuestra región, con vistas a permitir que todos los gobiernos de países desarrollados o en vías de desarrollo puedan atender las necesidades de sus ciudadanos", se expresó en el texto.

Asunción amaneció tan fría como Buenos Aires. Las mesas de la cumbre en el Centro de Convenciones de la Conmebol estaban equipadas con alcohol en gel y hasta había disponibles cajas con barbijos para quien quisiera. El tema, evidentemente, estaba instalado. Tanto es así que, cosa rara para este tipo de eventos, viajaron los ministros de Salud. En el caso argentino, justo detrás de la Presidenta, se sentó el tucumano Juan Manzur.

Aunque todos mencionaron la necesidad de unificar criterios para contrarrestar la pandemia, Cristina Kirchner tomó la cuestión por el lado de la distribución de las vacunas. Recordó que Argentina había descifrado recientemente el genoma del virus, que resultó ser el mismo que atacaba en Estados Unidos. "Por lo cual, las vacunas que se creen en los países desarrollados van a ser perfectamente aplicables: es el mismo tipo de virus que circula en toda la región y creemos que hay capacidad instalada en nuestros países en materia de industria farmacéutica para poder cubrir la cuota que los países centrales dicen que no van a poder alcanzar", argumentó.

Concretamente, la Presidenta pidió "un levantamiento del derecho de patentes". Buscó aclarar que el país no proponía que se desconociera la Ley de Patentes, un punto de conflicto histórico en la relación argentina con Estados Unidos. "Esto no significaría que se hiciera gratis ni mucho menos", agregó, aunque no aclaró. Tampoco transparentó otro párrafo en el que vinculó los dos grandes temas tratados en la cumbre de ayer: el golpe en Honduras y la lucha contra la gripe A. "Creo que las dos cosas, si las analizamos un poquito en profundidad, tienen también una íntima y directa vinculación", sostuvo. La idea que subyacía era que en ambas cuestiones era determinante la decisión que pudiera adoptar el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Luego de la intervención de Cristina Kirchner habló la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, que aconsejó leer en detalle el articulado de la Organización Mundial de Salud (OMS) porque, según creía, allí se establecía la posibilidad de suspender la patente de un médicamente y que se fabricara en forma genérica en caso de pandemia como la que hoy sacude al mundo.

"Si la OMS reconoce que estamos ante una pandemia, privilegiar un instrumento económico, aunque absolutamente respetable, significaría como condenar a la muerta a millones de personas", reelaboró Cristina Kirchner.

Estas preocupaciones quedaron condensadas en el documento de la cumbre que le solicitó a la OMS que "coordine los esfuerzos para la ampliación de la capacidad de producción de vacunas, antivirales, y kits de diagnósticos a precios accesibles, entendidos estos beneficios como bienes públicos globales" para que alcance la cobertura de toda la población. Y añadió que se activen "los mecanismos relaciones con las flexibilidades contempladas en los acuerdos sobre los Aspectos de la Propiedad Intelectual y el Comercio".

Comentá la nota