Bush: "Mi vida volvió a la normalidad"

Afirmó en Dallas que se sentía "liberado" de las presiones que implicaba la Casa Blanca
VIVI ARTESIA, Nuevo México.- Fue un momento en que el ex comandante en jefe volvió a sentirse normal: George W. Bush estaba paseando a otro ex ocupante de la Casa Blanca, su perro Barney, por su nuevo barrio en Dallas, cuando el animal se detuvo para hacer sus necesidades en el jardín de un vecino.

"Y ahí estaba yo, ex presidente de los Estados Unidos, con una bolsa de plástico en la mano´´, comentó anteayer Bush a un grupo de estudiantes de secundaria a punto de graduarse en Nuevo México. "Es hermoso estar lejos de Washington, ahora mi vida volvió a la normalidad", les señaló.

En una de sus pocas apariciones públicas desde que su presidencia terminó en enero, Bush les dijo a los estudiantes que dejar el cargo le había sacado un gran peso de encima.

"Ya no tengo ese gran sentido de responsabilidad que tenía cuando estaba en la Oficina Oval. Y, francamente, es una sensación de liberación´´, les dijo a los estudiantes de la escuela Artesia High School.

Bush fue recibido con calidez en la comunidad del sudeste de Nuevo México, según informó el periódico Roswell Daily Record . Bush no concedió entrevistas, y no se permitió el acceso al acto con videocámaras.

El público lo ovacionó varias de pie y, después de su discurso, le obsequiaron una escultura de un águila que emprende su vuelo desde una antorcha.

Según el Albuquerque Journal , Bush no habló de política y se refirió a su perro Barney, habituado desde siempre a los jardines de la Casa Blanca.

El ex jefe de la Casa Blanca habló de política norteamericana sólo en referencia a Irak: "La guerra fue por una razón que aún considero noble y necesaria".

Bush hizo su primer discurso en público desde que dejó la Casa Blanca, en marzo, en Canadá. Dijo que esperaba que la administración de su sucesor, Barack Obama, tuviera éxito y que estaba escribiendo un libro sobre las difíciles decisiones que tomó en el cargo.

Comentá la nota