Bush reivindicó la invasión a Irak en su despedida del ejército estadounidense.

El presidente de EE.UU., George W.Bush, se despidió de las tropas estadounidenses, en su penúltimo discurso radial como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.
"Durante los últimos ocho años no he tenido mayor honor que ser su comandante en jefe", dijo el presidente de EE.UU., quien se dirigió en su tradicional discurso de los sábados a los miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Bush dejará de ser el comandante en jefe el próximo 20 de enero, cuando el presidente electo, Barack Obama, tome posesión de su cargo.

El mandatario estadounidense hizo referencia a la labor de los militares en las tareas de seguridad en la ciudad de Nueva York tras los ataques terroristas el 11 de septiembre de 2001 y homenajeó a aquellos que murieron en el atentado que ese día se perpetró contra el Pentágono en Washington.

También valoró el papel de las tropas desplegadas en Afganistán en su lucha contra el terrorismo y el régimen talibán, y "el valor" de aquellos que participaron en la invasión de Irak en 2003 para "destruir un régimen que amenazaba a Estados Unidos", dijo.

Según Bush, el Ejército estadounidense ha "liberado" a más de 50 millones de personas en todo el mundo y han conseguido que Estados Unidos sea "un país más seguro".

"Ellos han luchado contra los terroristas fuera para no tener que enfrentarnos a ellos en casa", dijo Bush, quien aseguró que gracias a las acciones en el exterior han conseguido que "no haya habido ningún otro ataque en suelo estadounidense".

Para el comandante en jefe esto "no ha sido una coincidencia" y subrayó los esfuerzos de su administración en el refuerzo de las leyes de seguridad para prevenir futuros ataques terroristas.

Asimismo, valoró el papel de los servicios de inteligencia "que han permitido destapar tramas terroristas" y la labor de los agentes de seguridad nacional en puertos y fronteras.

Comentá la nota