La CGT buscará redoblar su presión.

La CGT imagina una victoria de Néstor Kirchner en las elecciones legislativas de la provincia de Buenos Aires. Sin divisiones, al menos en ese aspecto, los gremialistas ratifican que se trata de "una pelea decisiva en la interna del justicialismo" y que de allí "se inicia el proceso para la candidatura presidencial para 2011".
El secretario general, Hugo Moyano, y su entorno del MTA, juega fuerte con Kirchner, del que recibió trato privilegiado desde 2003. Su último logro fue ubicar a uno de los suyos, el líder del sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas, Omar Plaini, en la lista de candidatos por la provincia. A eso se suma el abogado de la CGT, Héctor Recalde, que aspira a renovar su banca de diputado nacional, mientras que el jefe del gremio judicial, Julio Piumato, va por la lista porteña.

Sin embargo, y a pesar de esas concesiones al poder de la CGT, los "independientes" y los "Gordos" no se rasgarán las vestiduras si el ex presidente pierde las elecciones. "En caso de ganar De Nárvaez, Kirchner será astuto y abrirá el diálogo. Habrá que debatir en el Congreso y democratizar tanto el justicialismo como la propia CGT", anticipó un dirigente.

El mejor escenario para la CGT es una victoria ajustada de Kirchner porque, aunque gane, perderá diputados y puede no tener más el control en la Cámara baja. Eso le permitirá a la central sindical presionar al Gobierno. Y si bien la CGT la apoyará hasta que termine su mandato, buscará que ésta ceda el control de las obras sociales en favor de los sindicatos.

Mientras Moyano también piensa en su futuro político como gobernador en 2011 o hasta como presidente, otros sectores de la CGT piensan en Carlos Reutemann como el próximo presidenciable, siempre que supere al socialista Rubén Giustiniani en Santa Fe.

Si pierden Kirchner y Reutemann, "cada gobernador es un potencial candidato", aclaró una fuente. "Hasta Scioli, si sale indemne de los caprichos de Kirchner", destacó un influyente gremialista.

Con un triunfo de De Narváez, el resto de los dirigentes de la CGT buscarán, además, acotar el poder de Moyano. Recuperaría protagonismo el ruralista Gerónimo Venegas, relegado por Kirchner en la conducción nacional del PJ, a pesar de ser el titular de las 62 Organizaciones. Ni se descartaría el regreso del gastronómico Luis Barrionuevo, al redil de la CGT.

La Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) también piensa en 2011 con la construcción de "un espacio de centroizquierda unido y amplio", enfatizó su secretario general, Hugo Yasky. Por eso, respalda las "expresiones progresistas que lleven candidatos vinculados a la CTA". Es decir, a Martín Sabbatella, aun cuando también respalda la postulación del secretario adjunto de la Ctera, Francisco Nenna, en la lista de Carlos Heller, y del actual diputado ceteista por la provincia, Edgardo Depetri, que va por su reelección en la lista de Kirchner.

Comentá la nota