"Hay que buscar establecer una sociedad de amigos"

El cardenal Estanislao Karlic consideró al Parlamento como un instrumento para generar el consenso necesario y "caminar juntos para construir una Nación, como Dios lo quiere, como lo quieren los hombres de buena voluntad".
En Mar del Plata, donde realizará una serie de actividades que fueron suspendidas en junio pasado por causa de la epidemia de gripe A, el cardenal Estanislao Karlic anoche concelebró la misa de Todos los Santos junto al obispo de Mar del Plata, monseñor Juan Alberto Puiggari. Pero previamente accedió a responder preguntas. Este es el diálogo que el cardenal Karlic mantuvo con LA CAPITAL:

- Cardenal, usted fue uno de los promotores del diálogo social en 2001. De esa época a la actual, ¿qué similitudes en cuanto a la situación social encuentra?

- Primero afirmar la necesidad completa de que los hombres nos reunamos dialogando, porque nos reunimos desde adentro, desde nuestro espíritu. Entonces la importancia de que queramos manifestarnos, que se nos escuche y en nuestra manifestación expresar el deseo de ser amigos, porque la sociedad es una comunión de amistad. La amistad social debe reunirnos. No basta la juventud, no basta la justicia, es muy importante comprender que los hombres están llamados a vivir una comunicación que busca siempre el bien. Hacé el bien, evitá el mal, la ley fundamental de la conducta humana. Entonces, decirnos los argentinos, los habitantes del mundo, que hemos de encontrarnos y convivir como familia, como Nación, en esta actitud, de suerte que busquemos siempre establecer esta relación de bien común. Entonces, haciendo la comparación de ese tiempo a éste, es que la ley de los hombres sigue siendo la misma, buscar establecer una sociedad de amigos, de hermanos, en definitiva. Cuando llegué a Entre Ríos me impresionó hermosamente la costumbre de llamarse hermanos los hombres que se encontraban, me parecía estupendo. Creo que tenemos que tener el coraje de decir que esa es la relación que nos debe conducir en todos los encuentros.

- ¿Y usted cree que es posible ese diálogo, esa comunión entre hermanos que menciona, en este momento que vive el país?

- Es debido, no solamente posible, y si es debido es posible. Lo que pasa es que, como la vida del hombre, siempre es un esfuerzo muy grande, al final es un combate contra nuestro egoísmo, no es fácil para nada. Y en ciertas oportunidades la situación se hace más difícil. Ciertamente que es difícil, siempre será difícil, pero posible y debido. Es un deber nuestro frente al acontecimiento del Bicentenario preguntarnos, decirnos, queremos ser Nación, queremos ser hermanos, ser amigos. Creemos, sabemos que los argentinos podemos caminar juntos para construir una Nación, como Dios lo quiere, como lo quieren los hombres de buena voluntad.

- ¿Es necesario formar una nueva mesa de diálogo como en aquel entonces o los diálogos y los encuentros en el Parlamento, a partir de las iniciativas del Gobierno o de la oposición, se puede encontrar ese clima de armonía que usted propone?

- El Parlamento ciertamente que es un instrumento de la amistad social y tiene su papel propio y lo tiene que hacer con gran responsabilidad, con gran imaginación, con una virtud social muy grande. Pero nunca basta la estructura política, siempre tiene que estar sostenida, acompañada, por la cultura social y política. La cultura política significa cultura de comunión, de diálogo, de amistad social, entonces eso acontece en una vida social seriamente llevada por la comunidad entera. Que haya instituciones, organizaciones para que ese diálogo se intensifique, se verá cuándo y cómo, no me parece mal. No hay que excluirlo, no hay que pensar que es imposible vivir sin otra institución que no sea el Parlamento. Pero no me parece mal que se quiera ayudar al trabajo del Parlamento con otros elementos o encuentros que permitan preparar el trabajo del mismo.

- ¿Qué recuerdo tiene del cardenal Eduardo Pironio?

- Un recuerdo hermosísimo. Tuve la gracia de conocerlo y acompañarlo cuando moría. Un momento solemne, hermosísimo, lleno de grandeza, de esperanza en la gloria. Cuando le hablamos del cielo se le iluminó el rostro, dándonos un mensaje de alegría.

Santa celebración

El cardenal Estanislao Karlic concelebró anoche, en la Catedral de los Santos Pedro y Cecilia, la Solemnidad de Todos los Santos acompañado por el obispo Diocesano Juan Alberto Puiggari y el vicario Armando Ledesma. Al inicio de la ceremonia, Puiggari presentó a Su Eminencia y expresó la gran alegría que "sintió la Diócesis de Mar del Plata al tener conocimiento de la designación de Karlic como cardenal por parte del Papa". Tras las palabras, el templo se llenó de aplausos y prosiguió la ceremonia.

Finalmente, en el momento de la bendición, el cardenal Karlic tuvo el gesto de bendecir a todos los sacerdotes que lo acompañaban y por el pasillo central se dirigió hasta el final del templo para impartir la bendición a todos los fieles que se habían dado cita.

Hoy, a las 11, el cardenal visitará el astillero naval Federico Contessi y a las 17 celebrará la misa en el Cementerio Parque en conmemoración de todos los fieles difuntos.

Asimismo, a las 20, en el marco del ciclo "Camino al Bicentenario", brindará una conferencia sobre el documento del Episcopado Argentino "Iglesia y Comunidad Nacional", en la sede del Cedier. Asimismo, el intendente interino Marcelo Artime le entregará la distinción como "Visitante Ilustre".

Mañana, a las 9, Karlic visitará la planta industrial de Cabrales y a las 11 tendrá un encuentro con los sacerdotes de la diócesis. A las 12 celebrará la misa en la Iglesia Catedral en memoria de los sacerdotes fallecidos.

Comentá la nota