Buscan a Tellechea en la bodega de los vinos letales

Es en el local de Torraga, en el que se fabricaron los vinos adulterados que mataron a 30 personas. Fue por un llamado anónimo. Ayer revisaron 31 de 61 piletas, sin éxito.
El anónimo al 911 de la policía llegó sobre el mediodía. Con un dato preciso: la desconocida vos masculina avisaba que una de las 61 piletas de la ex bodega de Mario Torraga en Caucete (aquella de los famosos vinos adulterados que en 1993 costaron la vida a unas 30 personas) estaba el cuerpo de Raúl Félix Tellechea, el ingeniero desaparecido el 28 de setiembre de 2004. Para algunos parecía una broma, directamente relacionada con el día, martes 13. Para otros hasta podía ligarse a una jugada con cierto tinte político, porque desde hace unos días el municipio caucetero tomó posesión de ese terreno y sus viejas construcciones. Para la mayoría, al fin, primó la faceta razonable del dato: porque a pesar de que en el predio viven dos familias y hasta un changarín en los viejos galpones, no se puede descartar que realmente alguien se haya infiltrado y haya arrojado el cadáver del profesional, siempre en la hipótesis de que fue víctima de un crimen.

Pero ayer un grupo de Bomberos al mando del comisario Rogelio Alcayaga revisó 31 de esas piletas, las que están vacías tanto al aire libre como dentro de un destruido galpón. Y nada. Pero no es el fin de la búsqueda: desde hoy comenzarán a desagotar con camiones cisterna las que están llenas de líquido (agua en la mayoría, estiman) y luego las someterán a corrientes de aire para que los bomberos puedan meterse a explorar, dijeron fuentes policiales.

Los primeros en aparecer por ese predio ubicado sobre la ruta 20 o Paula Albarracín de Sarmiento (unos 800 metros después del cruce con Diagonal Sarmiento), fueron los policías de la comisaría Novena encabezados por el jefe de la Unidad Regional, comisario inspector Roberto Alborch, y el jefe interino de la seccional, el subcomisario Antonio Pastrán.

Después arribaron los bomberos con Alcayaga a la cabeza; los policías de Homicidios de la Brigada de Investigaciones dirigidos por el subcomisario Carlos Vallejos; los de la comisión especial destinada al caso Tellechea que comanda el subcomisario Vicente Codorniú. Y el propio director de la investigación más complicada de los últimos años en la provincia, el juez Leopoldo Matías Zavalla Pringles (Primer Juzgado de Instrucción).

Según las fuentes, luego de entrevistar al casero que vive con su familia en ese predio hace más de 10 años; a otra familia que hace más de dos años construyó un rancho en una esquina del mismo predio. Y hasta un changarín de La Rioja que vive en el interior del galpón, los policías supieron que esas personas no habían visto movimientos extraños en esos terrenos en los últimos años.

Pero como la única forma de sacarse las dudas sobre la particular versión es con la búsqueda pileta por pileta, ayer se acordó un plan de trabajo después de los primeros vistazos a través de las bocas, con espejos y linternas, se pusieron a revisar las piletas vacías, misión que alrededor de las 19 de ayer dejó todo como al principio.

Desde hoy en cambio comenzarán a desagotar las piletas que tienen líquido, con la consigna precisa de trabajar sobre seguro (ambiente bien ventilado) para evitar riesgos. Eso sí, cualquiera sea el resultado, desde Bomberos ya recomendaron cerrar cada boca de las piletas, por el peligro que acarrean.

Comentá la nota