Buscan que los súper les den crédito a los titulares de los planes para la niñez

El próximo 2 de diciembre es la fecha prevista por el Gobierno para anunciar una nueva medida que apunta a incentivar el consumo en los sectores de más bajos ingresos. Según la iniciativa, quienes van a empezar a percibir el subsidio oficial de $180 a partir de diciembre por estar desocupado o fuera de la economía formal, van a poder comprar en supermercados, almacenes y autoservicios chinos, con una tarjeta de crédito que les será entregada en los mismos comercios.
De acuerdo con la idea que puso en marcha el polémico secretario de Comercio, Guillermo Moreno, los consumidores tendrían dos plásticos: uno, que les permitirá cobrar el subsidio estatal y otro, que podría ser de Cabal o Visa, (según la negociaciones que viene realizando el funcionario), para pagar las compras. La condición para obtener el plástico es comprar siempre en los mismos comercios.

Según el nuevo esquema, una persona que percibe los $180, tiene disponibilidad para gastar $144 (porque $36 se les retiene para el plan de Salud). Si compra en un supermercado por 100 pesos, la cadena le ofrecerá una suma similar para hacer sus compras (en este caso: el cliente podrá comprar por $200). Esa porción adicional es la que financia el comercio. Ese crédito abierto es la "colaboración" que Moreno pidió a los comerciantes para que "el dinero del subsidio les rinda más a la hora de comprar", según propuso Moreno.

"Cuando la persona rescinde el contrato con ese comercio o deja de percibir la asignación del Estado, el último depósito que se haya hecho queda como garantía para el comercio", explicó uno de los empresarios que participó de las reuniones convocadas por Moreno en un salón de la Secretaría.

El martes pasado estuvieron presentes representantes de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), de la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), que agrupa a cadenas del interior y CEDEAPSA, una de las entidades que nuclea a los autoservicios chinos. No obstante, "la voluntad del secretario es que se sumen todos los comercios", consignó otra fuente. En principio, los empresarios que participaron de las tres reuniones en las que se explicó el sistema, salieron conformes con la propuesta. Sin embargo reconocen que tienen más dudas que certezas.

Yolanda Durán de CEDEAPSA dijo que está informando a los 2.800 asociados a la cámara sobre la iniciativa oficial. Pero reconoce que los súper chinos corren con desventaja respecto de los hipermercados porque "los chinos no tenemos tarjetas propias", dijo. Con lo cual van a tener que gestionar los plásticos con las emisoras de tarjetas y "con la restricción de no tener la espalda financiera de los supermercados". No obstante la directiva consideró que para el sector es importante sumarse a la iniciativa para no perder clientes a manos de las grandes superficies.

Por otra parte, según otros empresarios que participaron de las reuniones, la idea del Gobierno es "replicar un poco el modelo brasileño que apunta a incluir a los comercios informales dentro del circuito formal o que pagan sus impuestos. Y además, el objetivo es dar un impulso al consumo especialmente a fin de año -cuando hay una mayor demanda de alimentos- a través de la bancarización de sectores de menos recursos. ¿Quién le da crédito a una persona que no acredite suficientes ingresos?, se preguntó un empresario supermercadista y acotó: "La propuesta es interesante, sobretodo teniendo en cuenta que las tarjeta en manos de clientes de menor nivel de compra son las que registran menos morosidad".

Comentá la nota