Buscan soluciones para la villa 31

Macri lo discutirá hoy en la reunión de gabinete; un legislador presentará un proyecto para urbanizarla

Mientras los vecinos de la villa 31, en el barrio de Retiro, amenazan con llevar adelante 14 cortes sorpresivos en el tránsito a partir de mañana si no aparecen soluciones concretas para urbanizar ese predio, el gobierno porteño analizará en la reunión de gabinete de hoy cómo se buscará una salida de este conflicto, que tiene también al gobierno nacional, propietario de dichos terrenos, en el medio de la discusión.

"Aceptaremos reunirnos con los representantes de la villa 31, tal como lo estamos haciendo de manera cotidiana para darles respuesta a los problemas sociales y coyunturales de ese lugar. Pero no podemos resolver la urbanización de un predio que es del Estado nacional. Y desde el primer día que asumió Macri reclamamos el traspaso a nuestra jurisdicción", dijo a LA NACION Iván Pavlovsky, vocero del jefe de gobierno porteño.

Norma Gutiérrez, presidenta de la Unión de Vecinos de la villa 31, explicó ayer a este diario que mantienen firme su posición de interrumpir el tránsito si no llegan las respuestas. "Sabemos que esto a la gente le puede molestar. Pero vamos a cortar igual el día martes [por mañana], porque nuestro reclamo es legítimo", dijo Gutiérrez.

"Lo único que puede hacer que no cortemos es que Macri nos reciba mañana [por hoy] con una propuesta seria y que se forme una mesa tripartita que trabaje en función de la urbanización de la villa 31. Tenemos una cita con el gobierno porteño, pero todavía no está confirmado el horario", agregó.

En tanto, el presidente de la Comisión de Vivienda de la Legislatura porteña, Facundo Di Filippo, presentará hoy un proyecto de ley para urbanizar las villas 31 y 31 bis, y que toma como base un plan urbanístico de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires (UBA), según informó mediante un comunicado.

"El Estado -ya sea nacional, provincial o municipal- tiene la obligación indelegable de satisfacer las necesidades de vivienda de cada habitante. Los vecinos están cansados de las disputas políticas entre funcionarios kirchneristas y macristas, es hora de que acaben con el show mediático y cumplan lo que les manda la Constitución nacional y la Constitución de la ciudad", dijo Di Filippo, de la Coalición Cívica.

El proyecto del legislador porteño se complementará con otro de orden nacional que presentará hoy la diputada nacional Fernanda Reyes (de la Coalición Cívica) para que la Nación ceda a la ciudad los terrenos donde están asentadas esas villas.

Cómo es el proyecto

La iniciativa de Di Filippo dispone la creación de la Mesa de Gestión y Planeamiento Multidisciplinaria y Participativa, integrada por representantes del Ejecutivo y de la Legislatura porteña, y del Organismo Administrador de los Bienes del Estado (Onabe) para que planifiquen e instrumenten la urbanización de esos asentamientos habitacionales.

El proyecto procura que se realice "tomando como base el plan Barrio 31 Retiro-UBACyT A401, que elaboró el Instituto de la Espacialidad Humana de la Facultad de Arquitectura de la UBA.

Esa "mesa de gestión" deberá, además, generar "los mecanismos adecuados para la regularización de los dominios y catastral de los inmuebles afectados al proceso de urbanización con fines de vivienda única", se indicó en el comunicado.

"A todas las reuniones de la Mesa de Gestión y Planeamiento Participativa se convocará a los representantes y vecinos del barrio, quienes podrán expresar su voz en el ámbito de la misma, debiendo consultárseles sobre toda aquella decisión que los afecte especialmente", especifica el artículo 5º del proyecto de ley.

Según el gobierno porteño, en la villa 31 hay 600 construcciones que tienen entre tres y seis pisos.

El miércoles pasado habitantes de la villa mantuvieron cortada durante nueve horas la circulación por la autopista Illia. Ese día, Mauricio Macri culpó del piquete al gobierno nacional y acusó a la Policía Federal de no tomar medidas para impedir la interrupción total del tránsito.

Norma Gutiérrez, presidenta de la Unión de Vecinos de la Villa 31, reiteró ayer: "Si hay organizaciones políticas que entorpecen el diálogo y que insisten en aprovecharse de nuestra desgracia, las vamos a denunciar con nombre y apellido".

Comentá la nota