Buscan una salida al conflicto salarial generado en Aguas de La Rioja.

Buscan una salida al conflicto salarial generado en Aguas de La Rioja.
Trabajo llamó a las partes a una audiencia de conciliación que se realizará mañana. Los trabajadores suspendieron, por el momento, los paros que habían anunciado para la semana que viene.
La Subsecretaría de Trabajo convocó a la Unión de Trabajadores de Aguas de La Rioja y a la empresa concesionaria del servicio de agua a una audiencia de conciliación que se llevará a cabo mañana a partir de las 10.00 en la sede de aquel organismo.

La intervención de Trabajo en el conflicto en Aguas de La Rioja abrió una tregua en el plan de lucha que los trabajadores de la firma ya habían puesto en marcha.

El efecto más inmediato de esta convocatoria a una audiencia de conciliación fue la decisión del gremio sanitario de suspender por el momento las medidas de fuerza que estaban previstas para la semana entrante.

Estas medidas incluían una movilización que se iba a realizar mañana frente a las puertas de la empresa ubicada sobre la avenida Rivadavia, similar a la que se realizó anteayer frente a la planta potabilizadora de Los Filtros en la avenida San Francisco.

El plan de lucha también incluía la puesta en marcha de una serie de paros parciales y progresivos que iban a comenzar el martes y que se extenderían hasta el jueves inclusive.

Diego Rodriguez, secretario general de la Unión de Trabajadores de Aguas de La Rioja, dejó en claro que la suspensión de las medidas de fuerza es momentánea y que se decidió suspenderlas para acudir a la conciliación. "Vamos a ir a la audiencia de conciliación a ver qué ofrece la patronal. Pero si vemos que la propuesta de la empresa no nos conforma de inmediato reactivamos las medidas que ya habíamos anunciado", advirtió el gremialista.

El conflicto en Aguas de La Rioja tiene su origen en un reclamo salarial de los trabajadores.

Según indicó el gremio, en agosto de 2008, la patronal acordó con sus empleados dar un aumento salarial que se pagaría en dos partes, la primera en septiembre -que ya se hizo efectiva- y la segunda en diciembre, que es la que se adeuda y la que generó el conflicto.

Los trabajadores ya advirtieron que quieren que la empresa cumpla con aquel acuerdo y ratificaron su pretensión de que -cuando el conflicto se solucione- lo que resta del aumento se pague en forma retroactiva a diciembre, tal lo acordado con la firma.

El reclamo de los trabajadores de Aguas de La Rioja cuenta con el apoyo de la Confederación General del Trabajo (CGT) que lidera el dirigente camionero Jorge Reynoso.

Comentá la nota