Buscan repartir las regalías entre municipios y ya hay roces

En Diputados trabajan en un proyecto para que los departamentos sin explotaciones también tengan beneficios.
Hasta ahora sólo los departamentos que tienen explotaciones mineras son beneficiados con el pago de regalías. Pero eso podría cambiar si prospera un proyecto en el que trabaja el titular de la bancada oficialista en la Cámara de Diputados, Daniel Tomas, que prevé presentar y tratar este año. Propone que el 50 por ciento de los beneficios totales de las tres comunas lleguen también al resto de los departamentos que no tienen minería. Ahora, los municipios con minería reciben el 20 por ciento del total de regalías que liquida la empresa por cada emprendimiento. La idea del proyecto de ley es que el 10 por ciento quede para el municipio donde está la mina y el otro 10 se distribuya, con un criterio que todavía no está definido, entre las demás comunas que no tienen explotaciones. Ya hay pelea.

La sola mención de la iniciativa ya generó el rechazo de los 3 intendentes con emprendimientos mineros (ver aparte). Mauro Marinero (Iglesia), Jorge Barifusa (Jáchal) y Robert Garcés (Calingasta), adelantaron su oposición al proyecto y sugirieron que, a cambio de quitarles fondos a los departamentos, se tome una parte de los recursos de la porción que va a rentas generales de la provincia.

El argumento de los jefes comunales en su defensa es que por tratarse de departamentos alejados de la Capital tienen los costos de los insumos mucho más altos, que no pueden realizar otras actividades productivas como criar ganado o cultivar soja y que les hacen más falta para realizar obras de infraestructura, como rutas y caminos.

La idea de Tomas, que también es diputado nacional electo, es tener el proyecto terminado y si le dan los tiempos hasta aprobado antes de que deba asumir en la Cámara baja, a partir del próximo 10 de diciembre.

Entre los argumentos dijo que "no queremos departamentos super ricos y otros super pobres, el reparto debe ser igual para todos" y mencionó que "los beneficios de la minería deben llegar a todos los rincones de la provincia".

Actualmente, en virtud de la Ley 7862 (que adhiere a una ley nacional que fija un techo y las provincias regulan cuánto), las regalías de cada proyecto se calculan según el 3 por ciento sobre el valor de boca mina "del mineral extraído, transportado o acumulado y previo a cualquier proceso de transformación". Después, el reparto se hace en un 70 por ciento para rentas generales de la Provincia, el 20 por ciento para el municipio donde se encuentra la mina y el 10 por ciento restante para la Dirección de Minería. Ya hubo un recorte: hasta noviembre de 2007, al municipio le tocaba el 33 por ciento, a la Provincia el 55 por ciento y a la Dirección de Minería el 12 por ciento. La ley no establece en ningún apartado que del 70 por ciento que le toca a la Provincia deba repartir fondos a los municipios.

Hasta el momento, según las cuentas oficiales, Veladero (Iglesia) ha generado regalías por un total de 98.195.275 pesos, mientras que Gualcamayo (Jáchal) ha aportado 1.149.345 pesos. En total suman 99.344.620 pesos.

Tomas propone hacer una modificación a la ley para que un 10 por ciento vaya para el municipio donde está la explotación y el otro 10 vaya a un fondo común para repartir entre los otros 16 departamentos que no tienen minería.

Lo que Tomas no tiene en claro "y habrá que debatirlo", reconoció el legislador, es si la norma se empieza a aplicar para los futuros emprendimientos mineros que todavía no han entrado en explotación, como Pascua-Lama en Iglesia, Casposo y Pachón en Calingasta, o si también entrarán a ese fondo los emprendimientos en marcha, como Veladero y Gualcamayo.

En cuanto al criterio para distribuir ese 10 por ciento, Tomas mencionó que podría ser una cifra similar para todos o un reparto de acuerdo al índice de coparticipación.

La iniciativa de Tomas, que la está elaborando junto con Juan Carlos Abarca (Albardón) y Hugo Díaz (Rawson), contaría con el respaldo de los legisladores departamentales, excepto los de Iglesia, Jáchal y Calingasta, que podrían ver menguados sus ingresos, dijeron fuentes calificadas.

Hasta ahora, por la explotación de Veladero, Iglesia ha recibido en total unos 30 millones de pesos, mientras que Jáchal ha obtenido unos 370.000 pesos de Gualcamayo, según dijeron los respectivos intendentes.

Y el destino de esos recursos ha sido polémico, sobre todo en Iglesia, donde en algún momento estuvieron depositados en un plazo fijo y con los intereses la comuna pagaba ayudas sociales, cuando por ley se deben destinar para obras.

Comentá la nota