Buscan reflotar lo que fue el Municipal, con participación de varias comunas y sectores privados. Gestiones Intendentes avanzan cLa administración municipal platense daría en los próximos días pasos claves ante las autoridades del Banco Central de la Rep

La administración municipal platense daría en los próximos días pasos claves ante las autoridades del Banco Central de la República Argentina en procura de crear una entidad financiera que, haciendo eje en el desaparecido Banco Municipal de La Plata, tenga carácter de banco regional, con participación de los distritos que integran la Región capital y con aportes privados.

El proyecto de ordenanza platense para crear un Banco Regional con participación de los municipios de Ensenada, Berisso, Magdalena, Brandsen y Punta Indio y con aportes de capital que podrían realizar cámaras empresarias, comerciales y particulares con conocimiento de la operatoria bancaria, ya circula en algunos despachos del Concejo Deliberante local pero el diseño final del expediente todavía depende de varias cuestiones.

Un vallado de multas impagas, créditos incobrables, errores administrativos y una deuda de $48 millones, son algunos de los obstáculos que la Comuna intenta sortear para recuperar la entidad bancaria que los platenses perdieron en agosto de 2003, cuando el Banco Central dispuso el cierre y la liquidación del Banco Municipal de La Plata por graves irregularidades en su funcionamiento.

Esas dificultades devienen, justamente, del cierre del Banco Municipal y su absorción por parte del Banco Provincia ocurrido durante la anterior gestión comunal. En el Municipio sostienen que la desaparición del BMLP dejó un vacío de financiamiento en la actividad comercial y productiva de la región y que ese impacto ha afectado especialmente los procesos de crecimiento de las PyMEs locales.

Fuentes involucradas con el plan de recuperación de la banca platense y regional explicaron que uno de los conflictos por resolver es el lodazal burocrático generado por la anterior gestión municipal por su insistencia en mantener la palabra "Banco" en la denominación del Ente que sucedió al liquidado Municipal.

Cuando en agosto de 2003 el BCRA suspendió la actividad del Banco Municipal dictaminó que el organismo que lo sobreviviese no podría utilizar la palabra Banco para "evitar confusiones y porque así lo marca la ley".

Pero la administración alakista interpuso un recurso cuya vigencia impediría avanzar hacia la recuperación de la entidad. "El Concejo Deliberante debe emitir una resolución autorizando al Municipio a desistir de ese recurso por la palabra Banco y recién ahí se podrá gestionar la condonación del 99% de la multa por incumplimiento que asciende a $14.800.000", se explicó.

CREDITOS INCOBRABLES

Pero ese monto no es el único obstáculo financiero que tiene el Municipio platense en su carrera hacia la recuperación de la banca regional. Hay otros $34 millones que reclama la Sedesa, el organismo que garantiza los depósitos bancarios y que hace las compensaciones cuando hay transferencia de activos de un banco a otro.

"Es una especie de seguro que pagan mensualmente los bancos, pero ese seguro no cubre las compensaciones que Sedesa le hizo al Banco Provincia -que absorbió al Municipal- por la cartera de créditos incobrables que había concedido la administración Alak", explicó la fuente, que graficó que en este caso Sedesa actuaría como una compañía de seguros que se niega a pagar los gastos de un choque porque el asegurado manejaba sin registro y alcoholizado".

En tanto avanzan las gestiones para destrabar esos mecanismos, los intendentes de la Región ya conversan sobre la conformación del Banco Regional que, en rigor, se convertiría en una sociedad anónima con participación estatal mayoritaria. Esto significa que La Plata y sus comunas vecinas controlarían el 51% del paquete accionario del nuevo banco en tanto el resto podría provenir de aportes privados como cámaras empresarias, industriales, de comercio y de particulares con conocimiento pleno de la operatoria bancaria.

El emprendimiento, se explicó, necesita un capital inicial de $12,5 millones de los cuales la Comuna aportaría $8 millones correspondientes a la cartera de créditos que hoy maneja el Ente ex Banco Municipal, dedicado a conceder pequeños préstamos a empleados públicos. Otra parte provendría del valor del edificio de 7 y 49.

"Es necesario recuperar el Banco Municipal porque las PyMEs, los comercios, los pequeños productores de la Región han perdido una herramienta de crecimiento; se ha hecho difícil acceder a las líneas de crédito de los bancos tradicionales", señaló una fuente comunal, que agregó: "se ha perdido la relación del comerciante, el cuentapropista o el pequeño empresario con el gerente de su banco que solía hacerle el 'aguante' con descubiertos financieros momentáneos o créditos de fácil resolución a los que hoy no llega".

Comentá la nota