Buscan recuperar la navegabilidad del Río Negro para canotaje

El proyecto de recuperación integral del río Negro se encuentra en etapa de evaluación en la Secretaría de Medio Ambiente de la Nación. Mientras tanto, la Administración Provincial del Agua continúa con la limpieza en la zona de aducción de los puentes. El club Regatas colaboran transmitiendo experiencias.
Desde marzo, paralelamente a los trabajos de limpieza y recuperación del río Negro en su etapa 1 (desde su desembocadura en el riacho de Barranqueras hasta Fontana), la Administración Provincial del Agua trabaja en capacitaciones para su personal en trabajos en cauces de río. Mientras termina la evaluación del proyecto integral de recuperación del río Negro por parte de la Secretaría de Medio Ambiente de la Nación, un grupo de más de diez operarios de la APA realiza tareas de limpiezas en zonas de aducción de puentes mientras, al mismo tiempo, aprenden a desenvolverse con seguridad en las piraguas que utilizan.

Si bien la situación actual del río (tapado de camalotes y carrizales) imposibilita la práctica de actividades deportivas, la Escuela de Canotaje que funciona en el club Regatas cuenta con personas que han realizado la extracción de esas plantas en oportunidades anteriores, y que colaboran en esta etapa transmitiendo esas experiencias a la cuadrilla de operarios de la APA. El objetivo general de la iniciativa es despejar el curso de agua mencionado, desde el puente de la ruta 11, hasta su desembocadura en el riacho de Barranqueras.

De la misma manera, el personal incorpora conocimiento en técnicas de cuidado y limpieza y cauces de río, atendiendo las características propias de las distintas especies en la vegetación, y cuidando además que en ese trabajo invasivo no se ataque la biodiversidad de los márgenes y todo el sistema en general.

Las tareas

Las primeras tareas tuvieron como propósito separar los carrizales de las costas: así, con el agua hasta la cintura y cortando con machetes, se despejó una senda por la que fue posible hacer pie y desplazarse. El paso siguiente consistió en aprovechar la poca profundidad del río, hasta donde fuese posible, para desprender carrizales asidos al fondo.

Con las piragüas se realiza, además, el traslado para la optimización de los cortes desde el río hacia la orilla. Se obtienen, de esta manera, lotes o fracciones -ahora movibles- que pueden ser desplazados con mayor facilidad, tirando de ellos con cabos plásticos, con la sola fuerza de parte de la dotación. De esta manera se fueron acercando estos "paños" al puente.

Desde el puente, la máquina "Lima" de Vialidad Provincial trabaja a la par en la extracción de los carrizales que después son depositados en camiones de esa dependencia y de APA.

De la misma manera, para sacar los camalotes se diseñó una malla de arrastre, construida con una tira de media sombra, lastre y varillas de madera para mantenerla dentro y fuera del agua y utilizando botellas descartables como flotadores. El propósito de la malla es acercar los camalotes a la costa, y se los extrae del río utilizando horquillas con alambre anexado.

Ya en la primera semana de junio, el equipo de la APA trasladó el trabajo a las costas del Paseo Costanero, retirando camalotes de la misma manera y con las herramientas ya descriptas.

Comentá la nota