Buscan proteger la producción jujeña de papa andina.

El Ministerio de Producción de Jujuy recorrió las localidades de Yavi, Santa Catalina y Cochinoca a fin de cuantificar la producción argentina de papa andina y resguardarla frente a cultivos ingresados ilegalmente a la provincia. Se espera superar las 800 toneladas producidas por comunidades aborígenes durante el año pasado, las cuales son comercializadas a granel en el ámbito local y nacional.
Las tareas fueron desarrolladas a través de la Dirección de Control Agropecuario, Industrial y Comercial por instrucciones del titular de la cartera provincial, bajo la premisa de establecer la trazabilidad de este alimento regional milenario.

"Este trabajo se inició desde hace 2 años, porque necesitábamos que este producto no tuviera problemas tanto en su comercialización como en las inspecciones realizadas por Gendarmería Nacional y por nuestra propia Dirección", enfatizó el Jefe el Jefe del Departamento de Control Industrial y Comercial, Ingeniero Esteban Morales.

Destacó la tarea en campo realizada por el técnico Martín Apaza, única persona autorizada por las numerosas colectividades aborígenes puneñas para constatar las características de los cultivos y volúmenes logrados.

"Apaza proporcionó el acceso a todas esas comunidades. Su trabajo permitió relevar a unos 300 productores y unas 180 hectáreas, que el año pasado produjeron montos superiores a las 800 toneladas de papa andina que fundamentalmente se comercializan a granel, independientemente de lo que se procesa para ser enviado a otros puntos del país", dijo Morales.

En este contexto, manifestó que en coordinación con el SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), se efectúa el "cruzamiento de datos" provinciales con el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (RENSPA) y se unifican las cifras totales bajo un único criterio. Además, la información recabada por el Ministerio local también es enviada a Gendarmería Nacional "en función que todos los productores andinos se presenten en los controles con su DNI, informen los volúmenes de su cosecha y puedan pasar sin ningún problema".

Finalmente, mencionó la lucha contra la producción ingresada de forma clandestina desde el vecino país de Bolivia hacia nuestra provincia (por la ciudad de La Quiaca o vía Salta, entrando por Yuto), local cual permitirá optimizar el valor comercial y productivo de la papa andina jujeña para su reconocimiento a escala nacional e internacional.

Buenas expectativas para esta temporada

El técnico Martín Apaza comentó que las inspecciones a su cargo abarcaron predios de unas 36 comunidades aborígenes de Yavi, junto a tierras de parte de las localidades de Santa Catalina y Cochinoca.

"El trabajo consistió en registrar en las planillas la cantidad de hectáreas y el volumen de producción", dijo. Para ello utilizó como transporte un motocicleta, único vehículo que puede recorrer caminos accidentados a más de 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar.

La información recogida es reelaborada actualmente en la Dirección de Control Agropecuario, para ser remitida a los organismos intervinientes en las inspecciones rutinarias.

"Afortunadamente se tuvo una temporada buena; no se han sufrido heladas tempranas, granizadas ni otras situaciones climatológicas adversas, por lo que se espera superar la producción pasada, ya que continúan las tareas de cosecha", concluyó Apaza.

Cabe destacar que la siembra de este alimento, conocido como "Pan de la Puna", es ejecutado por grupos familiares en pequeñas parcelas y bajo conocimientos ancestrales. Desde la cartera ministerial se encaminaron lineamientos para fortalecer la actividad y mejorar con la comercialización las condiciones de vida de dicho sector social.

Comentá la nota