Buscan que la Policía Federal retome la vigilancia en varios puntos de la ciudad

La fuerza había comenzado a reducir servicios adicionales por una deuda del gobierno porteño; Rodríguez Larreta aseguró que se concretará el pago y se regularizará la situación; además, volvió a exigir "diálogo" a la Casa Rosada
Pocas horas después de que varios puntos de la ciudad de Buenos Aires comenzarán a ser vigilados por agentes privados por una deuda que el gobierno de Mauricio Macri mantiene con la Policía Federal, desde la administración porteña aseguraron que la situación se regularizará en los próximos días.

Lo hizo a través del jefe de gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien admitió la existencia de la deuda y afirmó que los pagos se concretarán esta semana.

"Los policías [federales] se están reemplazando con seguridad privada, más allá de que tenemos total voluntad de sentarnos a dialogar con el gobierno nacional", planteó el funcionario en declaraciones a radio La Red. Enseguida, destacó, no obstante, que "hay un pago previsto para esta semana", lo que permitiría a los agentes retomar la custodia de 40 sitios públicos de la ciudad, desde ayer vigilados por agentes porteños y de empresas privadas.

El jefe de Gabinete negó que la cadena de pagos se haya cortado. "Ellos saben que había previsto un pago para esta semana. Los plazos de pago son los habituales, no cambió nada. Nuestra voluntad es poder recuperar la presencia de ellos, y después fortalecerla con la [Policía] Metropolitana", indicó.

El gobierno porteño comenzó ayer a cubrir con agentes propios y de empresas de seguridad privada la custodia de más de 40 sitios públicos la ciudad, entre ellos parques y plazas.

La decisión de la Policía Federal de reducir sus servicios adicionales en 223 objetivos responde a una millonaria deuda que el gobierno de Mauricio Macri mantiene con esa fuerza.

"Límite". Por otra parte, Rodríguez Larreta volvió a exigir "diálogo" a la Casa Rosada, en medio del aún irresuelto escándalo por las escuchas ilegales y pareció responsabilizar al Gobierno por la decisión de la Federal de reducir los servicios.

"Que hayan sacado la seguridad marca un límite. Nosotros tenemos total voluntad de diálogo", planteó.

Además, aprovechó para defender la decisión de Macri de nombrar a Eugenio Burzaco como nuevo jefe de la Policía Metropolitana, directamente salpicada por el caso de espionaje que tiene al ex policía federal Ciro James.

"Burzaco es una persona muy capacitada y muy reconocido como experto en temas de seguridad. Tener un civil a cargo de la fuerza es una cosa novedosa en la Argentina", concluyó.

Comentá la nota