Buscan penar con la cárcel el ciberacoso

Buscan penar con la cárcel el ciberacoso
Quieren modificar el Código Penal para proteger a niños y adolescentes de adultos que usan la Web y el chat con fines sexuales
El ciberacoso, entendido como comportamientos engañosos de los adultos para seducir a menores en la Web, podría ser tipificado como delito si avanza en el Congreso de la Nación un proyecto presentado por diputados del Frente para la Victoria, que prevé reformar el Código Penal para establecer penas de prisión de uno a cinco años al que "falseando su identidad ejerza influencia sobre un menor de 16 años para conseguir que éste realice actos con connotación sexual, a través de Internet u otros medios electrónicos".

La pena, se estipula en la iniciativa suscripta por Miguel Angel Iturrieta y Lía Bianco (FPV-Misiones), será de dos a seis años de cárcel si, mediante la conducta descripta, se obtiene material pornográfico y éste se utiliza "para obligar al menor a hacer, no hacer o tolerar algo contra su voluntad".

La iniciativa viene a llenar un vacío legal, en momentos en que crece el riesgo de que chicos y adolescentes sean acosados online, a raíz de la explosión de las conexiones domésticas a Internet. Según el Indec, en junio pasado 3,3 millones de hogares argentinos tenían banda ancha, el triple de las conexiones que existían en 2006.

El problema comienza cuando el progreso tecnológico se conjuga con la falta de noción de peligro de los chicos y la ausencia de supervisión de los padres. Según un informe sobre el uso de seguridad en la Web, que presentó en marzo de este año Microsoft Argentina, el 75 por ciento de los menores de entre 14 y 18 años tomaron contacto con un desconocido en el chat; un tercio se encontró con él después de concertar una cita virtual y más de la mitad expresó que compartía sus fotos en la Web.

Otro estudio de Asociación Civil Chicos.net, dedicada a promover el uso responsable de las nuevas tecnologías, mostró que el 48,3% de los chicos de 15 a 18 años aceptan desconocidos en el MSN; lo mismo hace el 42,3% de los que tienen entre 12 y 14 años y el 17% de los que tienen entre 9 y 11. Según el relevamiento, realizado en 2007 y en 2008, el 32,5% de los consultados abren correos con archivos adjuntos enviados por desconocidos y el 37% usa la webcam para conocer y que lo conozcan personas nuevas.

Entre los adolescentes de 12 a 18 años, el 36% admitió que publica fotos suyas en poses provocativas. El 30% publica datos personales en su fotolog o página personal.

Paralelamente, el 49% de los entrevistados consideró que no era peligroso chatear con gente que no conoce, el 43% no ve riesgos en ir a una cita con una persona que se contactó por Internet o mensaje de texto y el 48% no percibe peligrosidad al aceptar desconocidos en su MSN.

Sin embargo, el 74% de los chicos reconocieron haber pasado por una situación desagradable en sus contactos virtuales. Las situaciones incómodas más referidas fueron: la agresión y el hostigamiento virtual de un par (el 26%), la apertura no deseada de páginas pornográficas o de prostitución femenina (el 21%) y la solicitud de fotos o datos por parte de un desconocido (el 14 por ciento).

Y, según un estudio del Ministerio de Educación de la Nación, todo esto ocurre sin que los padres se enteren. Una encuesta del ministerio arrojó que el 80% de los chicos navegan por Internet en soledad y que el 90% de los padres no regulan el uso de la Web en sus hijos, no creen en los riesgos que ésta pueda configurar y consideran que sus hijos son "responsables".

Los datos recolectados permiten concluir que no hay demasiados obstáculos para que los acosadores actúen y capten víctimas por Internet.

"Por el momento, solamente registramos algunas condenas por la materialización del abuso, no por el acoso en sí. O sea, actuamos al final de la cadena. Además de la falta de tipificación penal, es un delito de difícil comprobación. Muchas veces los pedófilos actúan desde máquinas públicas, en locutorios o en cibercafés. Podemos llegar a rastrear la PC desde la que se envió material pornográfico, pero no sabemos quién la usó. Sería muy útil obligar a los cíber a llevar el registro de visitas", explicó Julio César Castro, director de la Unidad de Investigación de Delitos contra la Integridad Sexual de la Procuración General.

La diputada porteña María Eugenia Rodríguez Araya (Pro) estudia redactar un proyecto de ley para regular ese aspecto de los cíber, mientras avanza en la Legislatura otro de su autoría para obligar al Poder Ejecutivo a elaborar un plan de prevención y erradicación del ciberacoso infantil o grooming y lanzar una campaña de difusión para el uso responsable de Internet.

Consejos

* No temer . Los padres no expertos en informática no deben temer; es su sentido común y su experiencia al momento de interactuar con otros lo que ayudará a sus hijos. Ante esta realidad, la Sociedad Argentina de Pediatría elaboró un Código de Navegación Segura, que puede visitarse en www.sap.org.ar .

* Adiós a los virus. Actualizar el sistema operativo, tener un firewall, un antivirus y un antispyware activos para prevenir cualquier infección que podría llegar por una acción inocente de los chicos, sea por una trampa de phishing en un sitio fraudulento o un virus que llega por un archivo compartido por el e-mail o el mensajero instantáneo. Más información en www.lanacion.com.ar/1114462 y www.lanacion.com.ar/1003555 .

* Apto para mayores . Es posible configurar los buscadores web para que sólo ofrezcan resultados aptos para mayores. Para Google esto se hace en www.google.com.ar/preferences?hl=es; para Bing, en www.bing.com/settings.aspx?ru=%2f&FORM=SELH; en Yahoo!, la página de configuración es http://ar.search.yahoo.com/preferences/preferences /.

* Messenger . Microsoft permite que los padres administren los contactos del Windows Live Messenger de sus hijos con una herramienta gratis disponible en http://download.live.com/familysafety (el sitio está en inglés, pero la aplicación está en español).

* Acceso limitado . Otra alternativa es limitar los sitios que los chicos pueden visitar, creando listas blancas de páginas que sus padres aprueban. La Nacion publicó en febrero pasado una serie de sitios para chicos; los enlaces están disponibles en www.lanacion.com.ar/nota.asp .

Redes infantiles a prueba de intrusos

* Las redes sociales infantiles suelen plasmarse en mundos virtuales en los que los niños encarnan diversos personajes. Entre los diez primeros mundos virtuales, según datos de la web especializada GigaOM, hay dos dedicados exclusivamente al público infantil. Para participar en alguna de estas redes, incluso en las adaptaciones en castellano, es necesario el permiso paterno, y los responsables de la Web la "patrullan" para garantizar que no haya intrusos. Aunque la ONU estima que hay unos 750.000 pederastas en Internet, las normas de estas páginas son muy estrictas para evitar cualquier maniobra de grooming, es decir, el acoso para conseguir datos o imágenes de menores.

Comentá la nota