Buscan mitigar la suba de la luz.

El Ejecutivo bonaerense remarcó la necesidad de que no afecte a los sectores más humildes. Se especuló con que la Provincia podría derogar su adhesión al Puree. Pero luego eso se diluyó. El Gobernador analiza iniciativas que establezcan equidad.
Por segunda vez en pocos días, el gobernador Daniel Scioli ensayó un nuevo gesto de distanciamiento de la Casa Rosada. Primero había precisado que “esta vez el campo tiene razón” y ayer salió a cuestionar los aumentos de hasta el 500% producidos en las tarifas eléctricas nacionales, anticipando que analiza medidas para que la suba sea más equitativa y perjudique menos a los sectores humildes.

Incluso ayer temprano circuló el rumor de que la administración bonaerense revisaría la adhesión al Programa de Uso Racional de la Energía Eléctrica (Puree) tras los aumentos registrados en las facturas de electricidad de los usuarios (con consumos medios y altos), por efecto de la aplicación del citado programa y ajustes en las tarifas del rubro. Sin embargo, esa posibilidad perdió fuerza durante el transcurso de la jornada.

“Estamos analizando el tema viendo de qué manera cuidamos que no haya un perjuicio grande en muchos sectores”, refirió Scioli ante una pregunta específica, al tiempo que destacó que se hace necesario buscar sustentabilidad del sistema energético. Ayer comenzaron a producirse reuniones con los técnicos que trabajan junto a la Gobernación por esta cuestión.

“Como cada decisión que yo tomo en el gobierno busco el consenso, la responsabilidad y no decir lo que más conviene politicamente, sino definir entre lo ideal y lo posible”, afirmó Scioli y acotó que “estamos viendo ahora cómo ha llegado este ajuste tarifario, y con mucha atención en los hogares más vulnerables” expresó.

La semana pasada, la Defensoría del Pueblo de la Nación pidió que se suspenda la aplicación del Puree (que castiga el incremento del consumo respecto del mismo periodo de años anteriores) para los usuarios residenciales que consuman 1.000 kilovatios o más, después de denunciarse aumentos que treparon hasta el 500% promedio.

El ministerio de Planificación Federal, que conduce Julio De Vido, ratificó que los ajustes en las tarifas de electricidad alcanzan al ocho por ciento de los clientes de todo el país, esto es 750 mil casos con consumos medios y altos sobre un total de 9,5 millones de hogares. De la cifra total, 5,5 millones residen en Buenos Aires, Gran Buenos Aires, La Plata y Gran La Plata.

De hecho en nuestra región se produjeron numerosas críticas y quejas por la llegada de facturas con montos exorbitantes y varias veces superiores a lo que los usuarios venían pagando. Ahora la Provincia promete revisar el tema y consensuar con Nación medidas para contener las subas.

Pese a las crecientes quejas de los usuarios que se vieron sorprendidos por los marcados aumentos que aparecen en sus facturas, el Gobierno nacional viene insistiendo en que no dará marcha atrás con el ajuste tarifario del servicio eléctrico que rige desde octubre. No obstante la postura oficial, tanto Edesur como Edenor salieron a descomprimir la situación y destacaron que los clientes que no puedan cancelar la última boleta podrán acceder a planes de pago.

Adiós a las lámparas incandescentes

Los días de las tradicio- nales lamparitas en nuestro país están contados. Es que ayer fue promulgada la ley que prohibe su uso e importación en la Argentina desde enero de 2011. Habrá que cambiarlas por las de bajo consumo, en el marco de un proceso que ya está en marcha.

En efecto, dentro de dos años las lamparitas incandescentes serán en el país cosa del pasado y darán lugar definitivamente a las de bajo consumo. Es que ayer, en el marco del plan de ahorro de recursos energéticos, fue reglamentada la ley que prohibe su uso e importación.

La norma 26473 sancionada el 17 del mes pasado establece que a partir del 31 de diciembre de 2010 quedará “prohibida la importación y comerciali- zación de lámparas incandescentes de uso residencial general en todo el territorio nacional”.

A partir de esa fecha, en las góndolas se encontrarán exclusivamente lámparas de bajo consumo. En ese sentido, el texto indica que el Ejecutivo podrá dictar las medidas necesarias para facilitar su importación y la de “sus partes, insumos, componentes y o equipamiento necesario para su producción”. Además de reducir o liberar de gravámenes y tributos su ingreso al país.`

Incremento en el interior afecta al 2%

El Gobierno bonaerense salió a aclarar que el aumento en la tarifa de energía eléctrica -retroactivo al 1° de octubre- que recibirán los usuarios en sus próximas

facturas de electricidad, en el interior de la Provincia alcanzará sólo al 2,5% de los

usuarios.

Juan Courel, asesor del Ejecutivo, aseguró “el 98% de los usuarios van a quedar eximidos o van a estar comprendidos en un aumento que no va a superar jamás el 2,5%.

“Se trata de una readecuación tarifaria, un traslado de costos mayoristas de la energía, que puede impactar en los consumidores que tiene un promedio de 1.000 a 2.000 kilovatios, que en un hogar es imposible”, afirmó Courel.

Los aumentos llegarán con las próximas facturas de luz, alcanzan a determinados clientes de las distribuidoras Eden S.A. Edea S.A. Edes S.A., y Cooperativas del interior del país.

Claro que la oposición no coincide con los dichos oficiales. El rechazo a la suba del servicio fue expresado por el Senador, Diego Rodrigo (UCR), quien pidió al Gobierno provincial “ser más transpa-

rente” debido a que “hoy la situación económica de la argentina es frágil, pero si el Gobierno cree que va a revertir la situación aumentando los impuestos inmobiliarios, lo recaudados por la energía, etc., está en una posición errónea”.

Comentá la nota