Buscan dar un marco regulatorio a los "feed lot".

Con el objetivo de dar un marco normativo a la modalidad de "feed lot" (engorde a corral) en establecimientos agropecuarios, por el impacto ambiental que provoca, se reunieron funcionarios municipales con representantes de entidades e instituciones agrarias.
La idea es dar un marco para esta actividad, en vista de la cantidad de reclamos que se reciben por parte de vecinos que viven cerca de los establecimientos que emplean esta modalidad.

Una de las participantes del encuentro fue la secretaria de Calidad Alimentaria, Zoonosis y Medio Ambiente, Mónica Aré, quien expresó a La Campaña que el año pasado comenzaron con la investigación para ver cómo se trabaja con esta modalidad en el sector productivo, así como el impacto ambiental.

A la reunión concurrieron representantes de la Asociación Rural, Círculo Veterinario, SENASA, APROSAN, INTA, Cooperativa Agrícola Ganadera, concejales y de las áreas municipales de Medio Ambiente, Zoonosis y el director de la Producción, Martín Palomeque, así como productores que tienen "feed lot".

"La idea es consensuar una serie de aspectos para avanzar en un proyecto de ordenanza definitivo", subrayó.

Aspectos técnicos

Al referirse a los aspectos técnicos de lo que se pretende, el director de la Producción, Martín Palomeque, explicó: "El ‘feed lot’ es una nueva modalidad en la Argentina, aunque en los Estados Unidos se implementa desde hace mucho tiempo. En nuestro país se empieza a generalizar".

"Es una alternativa al engorde de animales. Como sabemos, el gran avance de la agricultura desplazó a la ganadería. En un campo de buena calidad se pueden producir entre 8 mil y 10 mil kilos de maíz. Para la rentabilidad, es conveniente convertirlo en carne. Con esa cantidad de maíz, podría llegar a más de 1.500 kilos de carne, de ahí la necesidad del engorde a corral".

Puntualizó que está probado que en aquellos distritos donde se producen muchos cereales, la ganadería se va transformando en un encierre a corral. "Si en Chivilcoy tiene una aptitud de suelo muy buena, y el insumo principal de los alimentos de ‘feed lot’ tiene como base los cereales, a un futuro esta modalidad puede generalizarse. Además es más fácil transportar un kilo de novillo y no 6 kilos de cereal".

Manifestó que, a diferencia de Estados Unidos, donde el "feed lot" se hace en zonas semiáridas, en nuestro país se empieza a desarrollar en la provincia de Buenos Aires, principalmente en Saladillo, Las Flores, Dolores y Brandsen. "Tratamos de adelantarnos a que eso suceda y con los que ya funcionan, queremos reorganizarlos para que no generen inconvenientes".

Palomeque subrayó que el "feed lot" tiene un importante impacto ambiental, sobre todo en los olores. "Si hay vecinos lindantes a estos establecimientos, se ven muy perjudicados y además está el tema de la percolación de los líquidos en las napas freáticas".

Agregó que "la idea es no perjudicar a los productores que hacen una terminación de sus terneros en sus propios campos, o os que, por una situación climática externa deben encerrar sus animales, o por la mejora de precio".

"De lo que se trata es de no permitir ‘feed lot’ de manera indiscriminada, por lo tanto dividiremos a los que deban terminar sus animales y los demás, donde entrarán a una categoría a través de controles y que aporten estudios de impacto ambiental", resumió.

Reclamos

Por su parte, Mónica Aré remarcó: "Tuvimos reclamos, a principios del año pasado, a raíz del funcionamiento de ‘feed lot’ concurrimos al lugar. Por eso es fundamental evaluar el buen manejo de la producción, las áreas donde estarán ubicadas, la distancia a escuelas y barrios".

"Lo que planteamos es tener una discusión técnica con el aporte de los que están en el tema, para conciliar lo productivo, económico y técnico, y el impacto ambiental, para luego normatizarlo", concluyó.

Comentá la nota