Buscan una herramienta electoral al margen de "los partidos del sistema"

Una delegación de alrededor de 50 pampeanos representantes de organizaciones sociales y agrupaciones políticas participó el fin de semana en el encuentro de la Nacional Constituyente, que resolvió en Neuquén la búsqueda de una herramienta electoral al margen de "los partidos del sistema".
Así lo confirmó ayer uno de los referentes de nuestra provincia que estuvo en el encuentro, el secretario general del sindicato Luz y Fuerza, Julio Acosta.

"Los que fuimos volvimos muy entusiasmados e ilusionados, porque creemos que se está abonando un territorio fértil para los trabajadores y organizaciones que hemos luchado desde hace años contra el modelo y las injusticias; encontramos un camino como para transitar juntos", planteó Acosta.

En el encuentro hubo alrededor de 5.000 participantes. Tal vez una ausencia importante fue la del titular de la CTA nacional, Hugo Yasky. Y entre los dirigentes políticos resaltó la presencia de referentes de Proyecto Sur, y en especial del diputado nacional Claudio Lozano.

La Constituyente Social se empezó a gestar en el año 2000 en un congreso de la CTA en Mar del Plata, cuando "se discutió la crisis de representatividad y sus causas", recordó Acosta. Desde entonces, "planteamos la necesidad de construir un movimiento político, social y cultural que representara e interpretara las luchas de resistencia que se desarrollaron. En un congreso se lanzó la Constituyente Social, con la idea de empezar a discutir entre los protagonistas de la resistencia popular un proyecto de país, una búsqueda de respuestas y salidas a problemas históricos. La idea se fue fortaleciendo en el tiempo".

En este encuentro -dijo Acosta- "se definió con total claridad y unanimidad la caracterización del espacio: hay que avanzar en un movimiento político y social anti-imperialista y anti-capitalista, un proyecto de liberación nacional. Es una de las conclusiones más importantes y la voluntad es no delegar más, no depositar más esperanzas en los partidos del sistema", aseveró.

Constitución

El objetivo es "crear una herramienta electoral subordinada a la Constituyente Social, que los protagonistas de las luchas y las demandas representen esos intereses y los lleven a la práctica, para disputar institucionalidad. Pero este es un proceso que va a continuar y requiere de la reforma constitucional, es imposible hacer un país justo si no se modifica esta Constitución que posibilitó el desguace del Estado y la entrega del patrimonio nacional".

Acosta apuntó que "se avizora la incorporación de un sector de gente joven que genera la expectativa de la continuidad y el reemplazo; este no es un proyecto pensado para un año electoral, estamos pensando en una estrategia para desarrollar una propuesta de país en los próximos 30 ó 50 años. Es un proyecto de carácter liberador, una construcción que va a demandar muchísimos años".

Comentá la nota