Buscan frenar el derroche de agua con la instalación de 5 mil medidores

En un claro intento por frenar el derroche de agua, en Rosario ya están colocando cinco mil medidores de consumo domiciliario (caudalímetros) como parte de una campaña gratuita que promueve el uso racional. En 60 días se instalaron 2.600 contadores y el sistema permite bajar hasta un 20 % el monto de la factura. La iniciativa tiene un antecedente a favor, la experiencia de Capitán Bermúdez, donde con el 100 % del servicio medido se consume hasta tres veces menos por habitante y por día que en Rosario.
Cuando en julio concluya el plan que impulsa Aguas Santafesinas SA (Assa), Rosario tendrá el 19 % de sus conexiones domiciliarias con medidores. Pero irá por más. El criterio de la empresa es extender esta modalidad a su punto máximo. Por lo pronto, las nuevas conexiones individuales ya vienen con los contadores incorporados.

   "El objetivo es universalizar la micromedición (medidores de consumo) tal como ocurre con los demás servicios domiciliarios", aseguró el presidente del directorio de Assa, Alberto Daniele. Además, puso cifras a la expectativas para el próximo trienio: llevar del 13 al 19 por ciento la cantidad de medidores en relación a las 224 mil conexiones de agua potable que existen en Rosario.

   A partir de esa meta, "seguiremos avanzando", enfatizó Daniele y adelantó que se estudian mecanismos para estandarizar el sistema de medidores en los futuros edificios de propiedad horizontal. En la actualidad muy pocas construcciones de este tipo tuvieron en cuentan en su diseño original la incorporación de medidores individuales; en estas condiciones, incorporar un contador requiere el acuerdo del consorcio, ya que la mensura será sobre el caudal total consumido.

   Por lo pronto, "toda conexión nueva individual, que sea técnicamente factible, ya se realiza con medidor", aseguró Daniele. Y dijo que el volumen de agua que permite ahorrar esta modalidad podrá aplicarse a la provisión de las zonas donde no tiene la presión necesaria para llegar a todos los domicilios.

   El funcionario destacó que racionalizar el consumo de agua es una tendencia mundial en la que ya militan varios países del mundo. "En muchas ciudades el total del servicio es medido", explicó y alertó sobre la necesidad de considerar este recurso como un bien a cuidar y proteger. "Donde hay escasez de agua, son muy celosos en su administración", señaló.

Bajo control

   La campaña impulsada por Assa tiene zona definida, es la delimitada por los bulevares Oroño, Seguí, 27 de Febrero y el río. Una segunda etapa llevará el proyecto hacia la zona de La Florida.

   "Una vez finalizado este operativo, a mitad de año, se habrá incrementado en un 13 por ciento la cantidad de medidores instalados en Rosario, que actualmente alcanzan los 37.500 aparatos", señaló Lanfranco.

   En el marco de la campaña de ampliación del servicio, la instalación de los medidores no representa ningún costo para los usuarios; recurso que está estipulado en el régimen tarifario vigente, cuando la iniciativa corresponde a la empresa y no a pedido del usuario.

   Según Lanfranco, la promoción del servicio medido se realizó a partir de un relevamiento que abarcó diferentes barrios. "Se hizo un estudio ambiental de zonas donde ya había medidores para ir completando los radios", comentó. La campaña se implementa en zonas residenciales, comercios y casas de familias, quienes previamente fueron notificados de la innovación.

   Impuestos de la novedad, los usuarios deberán verificar el correcto estado de las instalaciones internas, ya que a través de este sistema quedarán registrados todos los consumos o pérdidas que se produzcan en el interior de la propiedad.

   Una vez cumplido el proceso de instalación de medidores, no se podrá solicitar volver al sistema de facturación anterior, es decir, al consumo presunto en base a la superficie y los metros de construcción.

Comentá la nota