Buscan el fortalecimiento de la entrega de microcréditos.

El subsecretario de Políticas Socioeconómicas bonaerense, Adrián Radic, destacó la tarea que viene realizando el padre Raúl Troncoso. Añadió que la idea es planificar la tarea que se realizará para paliar de cierta manera los efectos de la crisis.
En la antevíspera, el subsecretario de Políticas Socioeconómicas bonaerense, Adrián Radic, estuvo en nuestra ciudad para “fortalecer” la entrega de microcréditos. En tal sentido, destacó el trabajo que viene realizando el padre Raúl Troncoso en dicha área, al tiempo que aclaró que debido a la crisis se deberá reforzar la planificación que se viene haciendo.

En diálogo con LA VOZ, Radic, explicó que su presencia en Tandil se debió a que es integrante de la comisión Nacional de Microcrédito, creada la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner, y que en la provincia la lidera el titular de Desarrollo Social, Daniel Arroyo. “Lo que estamos haciendo es participar de esta red de microcréditos conformada por instituciones de distintas ciudades del país. Por eso, en un momento en donde se siente la crisis internación, para nosotros es muy importante estar en el día a día con la gente que le está poniendo mucha garra para fortalecer la economía de cada distrito”, indicó el funcionario.

En el contexto actual, donde la recesión comienza a golpear a los sectores más vulnerables de la sociedad, estos microcréditos “ayudan a paliar la situación. Por eso, nosotros lo que queremos es masificarlos y para eso estamos poniendo los fondos necesarios. También, por decisión del gobernador, Daniel Scioli, el resto de las áreas de otros ministerios están trabajando en este proyecto para obtener mejores resultados”, añadió.

Cabe destacar que en Tandil la Asociación Civil Ayuda Solidaria, presidida por el padre Raúl Troncoso, forma parte de la Red de Microcrédito y Educación Popular de la Provincia de Buenos Aires, promoviendo desde la estrategia de los Bancos Populares de la Buena Fe el derecho al crédito y la inclusión de los sectores más pobres.

En tal sentido, Radic destacó el trabajo que viene realizando el religioso y por eso, desde el ministerio de Desarrollo Social bonaerense lo que se está haciendo es “ver de que manera se lo puede acompañar para darle aun más fuerza. Por eso, la idea nuestra es que, entre todos los sectores, planifiquemos la forma en que se puede fortalecer el trabajo en el próximo semestre”

En nuestra ciudad, la red de Ayuda Solidaria, ya lleva entregado gran cantidad de microcréditos sociales. Con un recupero del 98 %, en la actualidad la financiación alcanza a varios barrios de nuestra ciudad para asesorar y producir emprendimientos productivos.

La iniciativa se puso en marcha en el 2000 cuando se abrió una ONG especifica para dicho rubro; llamada Promover, Capacitar y Educar. Todo surgió cuando el padre Raúl Troncoso, en 1999 luego de leer el libro de Muhammad Yunus, convocó a un grupo de personas para armar un sistema parecido.

A partir de allí un grupo de profesionales se comenzó a capacitar para poner en marcha el proyecto. Luego, en el 2001, surgió la conexión con una red de organizaciones que se instaló en el ministerio de Políticas Públicas. Fundamentalmente se trata de hacer cumplir el “derecho” para que todo el mundo tenga “acceso al dinero” y de esa manera poder producir. Generalmente se trabaja en fortalecer o generar proyectos de economía social, a través de mucho trabajo comunitario y de generar participación.

IMPLEMENTACION

En cuanto a la implementación del sistema de microcréditos, al principio se realiza una convocatoria de un grupo determinado de la comunidad para contar sobre la propuesta. Luego se espera a los vecinos, que pueden acercarse en grupos, con sus emprendimientos. Los proyectos pueden ser individuales o asociativos, como pueden ser de servicios, de reventa o productivos. Por ejemplo hay carpinteros, peluqueras, fabricantes de ropas y producción relacionada con el agro, entre otras cosas.

Lo que se trata de aprovechar es el conocimiento que tienen los vecinos, como así también los proyectos que ya están en marcha.

Los créditos otorgados varían desde los 200 a los 1000 y se devuelven semanalmente para que la cuota no sea muy elevada. Luego, una vez cancelada la deuda, se puede volver a pedir las veces que sean necesarias porque los fondos quedan en cada comunidad. De todas maneras, a medida que avanza el proyecto el monto del crédito se incrementa, a tal punto que en muchos lugares se utiliza para acondicionar el lugar donde se trabaja.

Comentá la nota