Buscan evitar 150 suspensiones en la industria metalúrgica

El lunes se reintegran los trabajadores que habían sido suspendidos en Nossovitch. Osmar Carrera,

de la UOM, consideró que la situación tenderá a mejorar a partir de la primera quincena de marzo

En la industria metalúrgica local la crisis impactó con poco más de 80 suspensiones que se terminan el lunes próximo, pero la situación podría repetirse en otras firmas, afectando a alrededor de 150 trabajadores.

Desde la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) por estas horas se hacen grandes esfuerzos para acordar resarcimiento económico por las horas perdidas, o directamente evitar las suspensiones.

Así lo detalló ayer Osmar Carrera, secretario General de la UOM Villa María, quien en diálogo con este diario también manifestó su confianza en que la situación mejorará a partir de la primera quincena de marzo, quizá sin volver a los niveles de 2007 o principios de 2008, pero buscando normalizarse paulatinamente.

-¿Cuál es hoy, con la crisis, la situación del sector?

-Indudablemente que a la industria metalúrgica en el país la ha golpeado bastante fuerte, ya sea por la crisis del campo que había empezado a mostrar señales en septiembre y octubre de que la situación no iba a venir bien, y luego la agravó esta crisis mundial. Hoy por hoy creo que ni siquiera Obama (Barack) sabe qué va a pasar en el mundo de acá a 15 días. La industria metalúrgica ha sido bastante golpeada, si bien nosotros tenemos la suerte de no tener terminales, digamos fabricantes de automotores o de maquinaria agrícola, tenemos una sola en Pozo del Molle, el resto son talleres que son autopartistas o que hacen reparaciones, indudablemente se nos va acercando el momento. Allá por octubre en una nota que me hicieron ustedes dijimos que nuestras expectativas estaban puestas a partir de la segunda quincena de enero, donde veíamos el cuello de botella porque en el contacto diario con los delegados y empresarios de la zona todos nos decían que a fin de año llegaban y después venían las vacaciones, pero después de las vacaciones ya no hay más cosas para acomodar, y se empieza a ver por dónde se achica o se ajusta. Y bueno, tenemos algunos problemas indudablemente, esperemos que no lleguen a ser tan graves como algunos los quieren pintar.

-Cuando habla de problemas, ¿está hablando de suspensiones?

-Sí. Donde estamos conversando con los empresarios es para tratar de ni siquiera llegar a las suspensiones. Y si se habla de suspensiones nada más es por una sencilla razón, porque los mismos empresarios con el crecimiento bastante vertiginoso que tuvo la industria metalúrgica después que Duhalde (Eduardo) cambió un poco las condiciones económicas del país han tenido que capacitar el personal, tuvieron que hacer el gasto porque no había mano de obra calificada, es que hacía 15 años que la industria metalúrgica venía para atrás. Y hoy desprenderse de un plantel, cuando todos aspiramos a que en un par de meses la situación esté normalizada, no digo a los niveles de 2007 o principios de 2008, pero normalizada en sí, la producción los va a necesitar. Y la gente que se va es bastante difícil que vuelva.

-No desprenderse de quienes se calificó y formó incluso porque lo puede aprovechar otra empresa...

-Más vale, por ahí lo puede aprovechar hasta la competencia. Y eso hace que podamos conversar con bastante responsabilidad social el tema de no tener que llegar a suspensiones o posponerlas hasta último momento. Y en el caso de llegar a suspensiones, tratar de compensar económicamente a los trabajadores para que pierdan lo menos posible.

-¿Cuando se suspende a un trabajador se le paga la mitad del salario?, ¿habitualmente cómo es el acuerdo económico?

-Depende de cada empresa, hasta ahora estamos negociando un poco bastante por arriba del 50%. Estamos tratando que entre todos pongan su parte para que esto sea lo más liviano posible. En el caso de Nossovitch, que ya está terminado el período de la suspensión, se arregló con un 62% y con las otras, las que se vienen ahora, el cuello de botella que tenemos ahora, estamos negociando.

-¿En este momento hay suspensiones?

-En este momento está Nossovitch solamente con suspensiones de las empresas grandes, son 83, 84 trabajadores que vuelven el 2 de febrero.

-¿Y hay otras empresas con intenciones de suspender?

-Sí, estamos negociando con algunos. Ahora mismo está Carricaburu, que es el secretario Adjunto del gremio, en el Ministerio. Tenemos un par de empresas de acá y de la zona.

-¿Qué empresas y con qué cantidad de empleados afectados?

-Los nombres deben andar en la calle.

-¿De cuánta gente afectada estamos hablando?

-Tenemos que hablar de unas 150 personas.

-¿En el Ministerio están tratando de evitar las suspensiones o están acordando el nivel salarial con que se van a dar?

-En algunos casos estamos tratando de acordar un nivel de resarcimiento económico por las horas perdidas. Y en otros casos estamos tratando por todos los medios, haciendo gestiones con el intendente Eduardo Accastello y la UOM nacional a través del Ministerio de Trabajo, por algún atraso que hay en el pago de los reintegros de IVA, tratando de ver si podemos agilizar esos trámites para que la empresa pueda hacerse de algunos fondos y pueda hacer aunque sea stock y no llegar a la suspensión.

-¿Cómo ve el panorama para lo que vendrá?

-Yo soy optimista. No me pregunte los motivos, lo que tengo son ganas, pero creo que a más tardar en la primera quincena de marzo o a mediados de marzo esto tiene que estar caminando porque uno que viaja un poco ve alrededor de Villa María unos maizales, y eso lo van a tener que levantar, moverse se va a tener que mover. Si bien es cierto que también la zona nuestra no está tan castigada con la sequía, aparenta haber más o menos una buena cosecha y ese movimiento va a volver a dar a la maquinaria agrícola, al transporte, automotores.

Comentá la nota