Buscan evitar salideras y arrebatos

Municipalidad, policía y Poder Judicial comenzaron ayer a realizar operativos de seguridad en la zona del microcentro con el objetivo de terminar con las salideras bancarias y los arrebatos. Los agentes controlaron los rodados que consideraron sospechosos y entre las 11.30 y las 15 incautaron más de 60 motos con problemas de documentación.
   Ante la creciente inseguridad y siendo el microcentro el lugar donde más robos y arrebatos ocurren durante el mediodía, Municipalidad, Provincia y Justicia emprendieron un plan para disminuir los asaltos en las salidas de los bancos.

   "Ya se sabe que hay determinados tipos de motos que se suelen utilizar para robar a la salida de los bancos, por eso empezamos por allí", explicó Viviana Cingolani, fiscal a cargo del operativo y una de las impulsoras de este plan de seguridad.

   Agentes municipales y provinciales se concentraron en las esquinas de Mitre y Santa Fe; Salta y Paraguay; Laprida y Santa Fe; y Entre Ríos y San Lorenzo. En esa zona pararon a las motociclistas, les pidieron los papeles de los rodados, controlaron el uso del casco y ahora investigarán la procedencia de las que fueron incautadas. En menos de una hora ya habían detectado una decena de rodados con problemas de documentación en una sola esquina.

   Un oficial policial comentó que "a la mayoría de los conductores les falta el carné o lo tienen vencido y hay muchos que circulan sin casco". Los vehículos fueron remitidos al corralón.

Tolerancia cero. Las motos alineadas en la esquina de Mitre y Santa Fe llamaron la atención de los transeúntes que se detuvieron a observar qué pasaba. Cada uno daba una explicación al respecto, y todos hablaron de la "rigurosidad" del control.

   Al poco tiempo de haber empezado el operativo, los motociclistas "se avivaron" y antes de llegar a la esquina comenzaron a colocarse el casco, cambiaron de carril o subieron a la vereda contraria para evitar ser detenidos.

   Desde la brigada operacional delegación Tribunales adelantaron que los operativos "se seguirán haciendo en otros puntos de la ciudad y de manera sorpresiva".

Seguridad ciudadana. En el marco del plan de seguridad ciudadana lanzado el viernes, en el cual la provincia y la Municipalidad se comprometieron a trabajar en conjunto para disminuir el índice de delitos en la ciudad, ayer los agentes se lanzaron a las calles más concurridas del microcentro rosarino.

   Esta estrategia es novedosa en la ciudad, donde en materia de seguridad sólo se había trabajado en la vigilancia de los boliches, la venta de alcohol a menores y los recorridos de a gentes por el centro. Los nuevos operativos abarcarán también los accesos a los bancos, el robo de motos, los desarmaderos truchos y la venta ilegal de objetos.

Comentá la nota