Buscan emitir deuda este año en los mercados internacionales

Boudou anunció que se tomarán medidas para lograrlo; el plan requiere de mejoras en el Indec

El Gobierno cumplió ayer con el pago del Boden 2012 por US$ 2251 millones y se planteó como meta trabajar en los próximos meses en la normalización del Instituto de Estadística y Censos (Indec) y de la deuda en default para poder emitir un bono en los mercados internacionales antes de fin de año. El ministro de Economía, Amado Boudou, fue el encargado de anunciar el pago más importante del segundo semestre del año para la deuda pública.

"Con nuevas medidas que se irán tomando en los próximos meses, la Argentina estaría en condiciones de volver a los mercados internacionales de crédito hacia fin de año", expresó el ministro en la conferencia en la que también se anunciaron medidas para luchar contra la evasión y facilitar el comercio (ver aparte).

Anteayer, el ministro le transmitió a la presidenta Cristina Kirchner "la hoja de ruta", dijo, necesaria para poder cumplir con este paso que no se da desde el default de 2001 y que pareció alejarse más cuando comenzó la manipulación de cifras del Indec, a principios de 2007.

La intención es obtener financiamiento externo para compensar la continua fuga de capitales y recuperar el crecimiento económico el año próximo.

Esas "nuevas medidas" a las que hizo referencia el ministro son las que vienen sugiriendo economistas de las más diversas tendencias ideológicas -dentro y fuera del país- y que Boudou conversó en las últimas horas con el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino. Allí se destacan las siguientes acciones entrelazadas, que cuentan con el apoyo del presidente del Banco Central, Martín Redrado:

Mejorar la credibilidad de las estadísticas y, tal vez, canjear los bonos ajustables por inflación (buena parte están en manos del propio Gobierno). Sobre las mejoras en el Indec, Boudou aclara en privado que la normalización se hará con los tiempos y las formas propias del Gobierno. Para el ministro, es clave el consejo asesor de empresarios y sindicalistas.

Si se avanza en este plano, habrá lugar para volver a acercarse a una auditoría por parte del Fondo Monetario Internacional, en el marco del artículo IV, que no se hace desde 2006. Aun sin pedirle dinero al Fondo, este examen permitiría que los mercados observaran mejor al país.

Volver a encarar la negociación de la deuda que se mantiene en default, tanto con los bonistas como con los países que integran el Club de París. Existe un debate no saldado en el Gobierno sobre la necesidad de encarar ambos temas como una condición necesaria para volver a los mercados voluntarios.

Reflotar el diálogo con los bancos del sistema financiero local para hacer una colocación de una letra a seis meses o a un año "si la operación suena voluntaria", explicaron cerca del ministro. En el Central creen que esta operación es más factible para los próximos meses.

El último paso sería la emisión de un bono a 10 años en los mercados internacionales, que debería eludir los embargos contra el país.

Estas medidas, según la postura de Boudou y de Redrado, deben tener como transfondo una notable mejora en las cuentas fiscales y una flexibilización en las exportaciones, que aseguren un flujo para poder pagar la deuda en el futuro.

Respaldo de analistas

El ex secretario de Finanzas Daniel Marx ratificó ese diagnóstico: "La Argentina tiene mejores números macroeconómicos que muchos países que hoy están consiguiendo mucho dinero voluntario, por lo que, si hay cambios en el Indec, puede volver a lograr financiamiento".

Desde los Estados Unidos, el jefe de analistas del fondo Bulltick, Alberto Bernal, explicó: "Si se ve que el Gobierno entendió que lo del Indec está mal y hay una señal fuerte para los bonistas que siguen en default, la Argentina puede conseguir 500 millones de dólares al 12%, contra el 17% que hoy rinde un bono a diez años".

Bernal negó que, pese a la desconfianza de los inversores, las puertas estuvieran cerradas hasta 2011. "Si hubo colocaciones para Ecuador y Venezuela, no hay por qué pensar que no haya una para la Argentina de Kirchner, sobre todo si sigue la suba de las materias primas", concluyó.

Las reservas bajaron US$ 1548 millones

Las reservas del Banco Central cayeron US$ 1548 millones y quedaron en 44.514 millones luego del pago del Boden 2012. La entidad informó que el Gobierno compró los dólares utilizados para el pago del bono con pesos del Tesoro, por lo que no "provoca efecto patrimonial alguno" al BCRA. También se hicieron dos pagos, al BID y al Banco Mundial, por US$ 42 millones.

Comentá la nota