Buscan eliminar la autonomía del BCRA para alinearlo con el Gobierno

Buscan eliminar la autonomía del BCRA para alinearlo con el Gobierno
El oficialismo confía en convalidar el DNU del Fondo del Bicentenario y plantea que la próxima batalla será la reforma de la Carta Orgánica, con el apoyo de la centroizquierda
Una vez que el kirchnerismo logre convalidar en alguna de las dos cámaras del Congreso el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que dispone el empleo de una parte de las reservas para pagar los vencimientos de deuda de 2010, el oficialismo intentará reformar la Carta Orgánica del Banco Central (BCRA) para limitar su autonomía y sumar a la entidad a la política económica definida por el Poder Ejecutivo.

Ayer, el presidente del bloque de diputados del Frente para la Victoria (FPV), Agustín Rossi, afirmó: "Estoy seguro de que en el marco del debate del Fondo del Bicentenario, el tema de la reforma en la dinámica de la Carta Orgánica del BCRA es algo que va a salir". Rossi negó que hubiera un proyecto concreto, pero el diputado porteño de Nuevo Encuentro, Carlos Heller, ex presidente del banco Credicoop y aliado del oficialismo, dijo a El Cronista que trabaja en un proyecto para remover los últimos vestigios de las políticas del Consenso de Washington que implementó el país en los noventas.

"Esta idea subyacente de que el BCRA es una suerte de Estado independiente dentro del Estado me parece poco seria. Debemos encontrar una ley razonablemente equilibrada donde el BCRA tenga responsabilidad en la política monetaria, cambiaria, etcétera, pero también la obligación de coordinar políticas con el resto de las políticas públicas", afirmó Heller, quien estudia en estos momentos la experiencia del Brasil, donde un consejo monetario actúa bajo directriz del presidente y está integrado por el ministro de Economía y otros funcionarios y el BCRA "con esas directrices, ejecuta las políticas con autonomía".

El guiño de Kirchner

Heller se reunió con el diputado Néstor Kirchner en diciembre para hablar sobre el proyecto del banquero para reformar la ley de Entidades Financieras, que rige desde la última dictadura. Heller asegura que, desde entonces, no tuvo más trato con el ex presidente. "Le llevé una carpeta con un trabajo bastante frondoso sobre la historia del sistema financiero argentino, quedamos en que la iba a mirar", sostuvo.

Pero Kirchner se pronunció a favor de discutir la autonomía del BCRA y citó al banquero, con quien dijo estar "conversando sobre ese tema", en un reportaje publicado por Página/12 el 10 de enero último. Kirchner también mencionó a la titular del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont, quien había presentado un proyecto en 2007, cuando era diputada.

La iniciativa de la funcionaria planteaba modificar el artículo 3 de la Carta Orgánica para que el organismo tuviera como "misión" preservar el valor de la moneda "de modo consistente con las políticas orientadas a sostener un alto nivel de actividad y asegurar el máximo empleo de los recursos y materiales disponibles". Pero fue cajoneada por el oficialismo, a pesar de haber contado con el aval de la Comisión de Finanzas de Diputados. En ese despacho, sólo el macrista Federico Pinedo votó a favor de preservar la autonomía del BCRA.

Ahora, la reforma iría más allá. También se maneja la posibilidad de introducir cambios en los instrumentos que posee el Central para dirigir los recursos hacia la producción. Es decir, otorgaría al Gobierno más posibilidades de financiar la expansión del gasto público y el siempre postergado crédito al sector productivo.

Eso plantea la centroizquierda. El diputado de Proyecto Sur, Claudio Lozano, recordó que su fuerza había propuesto emplear reservas para financiar obras de infraestructura y dijo que apoyaría un proyecto de ese calibre, aunque no el Fondo del Bicentenario. "No vamos a acompañar un Fondo para pagar deuda pública que no ha sido revisada", afirmó.

Comentá la nota