Buscan destrabar la protesta en la esquina de la Ansés

Nadie arriesga el resultado de la reunión que hoy, a las 18, volverán a mantener dirigentes de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) con representantes de los tres niveles de gobierno, la Pastoral Social, la Asociación Empresaria y el Colegio de Abogados. La agrupación viene ocupando la esquina de Sarmiento y Rioja hace siete días: con cortes de tránsito durante los primeros cuatro y, desde el viernes, con un acampe sobre la vereda de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Ansés), que se mantiene cerrada. Del encuentro estarán pendientes los manifestantes, que piden trabajo y ayuda social, y también los comerciantes de la zona, muy golpeados en sus ventas por la protesta.
A una cuadra de la peatonal, vía de salida hacia el sur, rodeada de grandes comercios y enclave de la oficina central de la Ansés, Rioja y Sarmiento es una esquina clave del centro. De ahí, en gran medida, la amplificación que ganó la protesta. Durante los primeros días el reclamo interrumpió el tránsito, pero desde el viernes quedó limitado a un acampe sobre la vereda norte de Rioja.

A media asta. Ayer, unas 50 personas de distintos barrios y organizaciones (CCC, Pueblos Originarios en Lucha y Comedores Independientes) mantenían la protesta, protegidos del frío bajo plásticos y lonas, y con una bandera argentina involuntariamente a media asta entre las carpas. Dos carteles exhibían sus reclamos: "trabajo" y "vivienda popular"

   Entre los manifestantes, Dominga (55) y Yuli (18) explicaron que el acampe se achicó "para no perjudicar a los comerciantes" del lugar. Y aseguraron que si la Ansés decide abrir hoy sus puertas, también liberarán el ingreso.

   Sin embargo, durante el fin de semana los comerciantes aseguraron que en los días de protesta no se vendió nada y advirtieron que la comprensión se les estaba agotando.

   La titular de la delegación de la Ansés, Liliana Aldana, tampoco arriesgó si el organismo nacional atenderá al público hoy. "Esperamos órdenes de la Ansés central", se limitó a decir. Al cierre de esta edición, la reapertura no estaba resuelta.

   Aun así, la funcionaria declinó calcular cuántos trámites quedaron atrasados por el cierre y aseguró que la inactividad de la semana pasada se remontará reasignando turnos telefónicamente y por derivación de trámites a otras unidades de la Ansés.

   "Las autoridades cierran las puertas por miedo a que la protesta se les meta adentro, pero es gente pacífica como cualquiera, que tiene la mala suerte de padecer una precariedad máxima", dijo la delegada de ATE en la junta interna de la Ansés, Lucía Rosso.

   Lo cierto es que el futuro inmediato del acampe, de los comercios y de la atención en Ansés dependerá de lo que se logre en la reunión de hoy en el Círculo Católico de Obreros.

   A las 18, delegados de la protesta se sentarán, como el viernes pasado, con representantes de la Pastoral Social, el Arzobispado, el Colegio de Abogados, la Asociación Empresaria (en representación de los comerciantes) y funcionarios del municipio, la provincia y la Nación.

   

Trabas. "Esperemos que el conflicto se destrabe: estamos tomando la mayoría de los reclamos", dijo ayer un representante de la provincia, Julián Galdeano. Lo más allanado es la continuidad y ampliación de cupos de trabajo comunitario. Lo más trabado, el reclamo de mil planes sociales y la inmediata puesta en marcha del programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo.

Comentá la nota