Buscan destrabar fondos para obras públicas

Hoy se reúnen, en Buenos Aires, funcionarios nacionales y provinciales con empresarios.
Fin de año es la época bisagra entre los balances y las perspectivas. Acaso por ello, el Gobierno buscará poner blanco sobre negro respecto del pasivo que mantienen la Nación y la Provincia con las empresas constructoras, y diagramar con estas el plan de obras públicas para el año que viene.

Con este norte, hoy se realizará en Buenos Aires una reunión, de la que participarán el ministro de Desarrollo Productivo, Jorge Gassenbauer, el secretario de Obras Públicas de la Nación, José López, su homólogo provincial, Oscar Mirkin, el interventor del Instituto Provincial de la Vivienda, Gustavo Durán, un representante de la Dirección Provincial de Vialidad y un grupo de empresarios tucumanos.

"La Nación, prácticamente no está en deuda. Quien más está en deuda hoy es la Provincia, que está debiendo algún dinero a las empresas constructoras", indicó el gobernador, José Alperovich, tras visitar la sede de la cooperativa farmacéutica Cofaral. Según reconoció luego el mandatario -que no participará del encuentro en la Capital Federal-, el pasivo del Estado provincial con las constructoras ronda los $ 100 millones; algo similar a lo que admitió que adeuda la Casa Rosada: "de redeterminación, la Nación creo que está debiendo $ 90 millones".

El 1 de diciembre, el gobernador había dicho que la deuda que su administración mantenía con las firmas era de $ 50 millones. Al día siguiente de aquellas declaraciones, varios empresarios confiaron a LA GACETA que se trataba del doble; es decir, lo que el mandatario reconoció ayer.

Alperovich adelantó que su gestión ofrecerá un plan de pagos a los empresarios, pero aclaró que lo hará luego de analizar los dineros que podrá destinar al pago de estas obligaciones. "Para ver la forma en que va a pagar la Provincia vamos a esperar un poquito para ver cómo arreglamos el Programa de Financiamiento Ordenado con la Nación, cómo viene la recaudación de enero -para que no nos llevemos sorpresas- y, una vez que financieramente sepamos cómo estamos, seguramente se hará un plan de pago. Pero no queremos parar la obra pública", dijo.

Primero, el trabajo

Consultado por LA GACETA sobre las prioridades en cuanto a obra pública, Alperovich indicó que no se dará preponderancia a una obra en particular, sino que se modificará la metodología de trabajo. "Nuestro Gobierno buscará la manera de que cuanto más gente trabaje, mejor. Esa es la prioridad", afirmó.

Comentá la nota