Buscan convertir a la provincia en la primera productora de tártago.

Buscan convertir a la provincia en la primera productora de tártago.
Las 4.500 hectáreas sembradas en la provincia configuran más de la mitad de la superficie de las plantaciones que se distribuyen en el país. El objetivo es convertir al Chaco en la primera productora a nivel nacional.
En lo inmediato la producción se traducirá en el movimiento de 600 contenedores para la exportación de las semillas a través del sistema de transporte multimodal que incluye al Puerto de Barranqueras.

El tártago es la materia prima de la cual se extrae el aceite de ricino, pero también puede emplearse para la producción de biodiesel. Ofrece una multiplicidad de aplicaciones en la industria de combustibles -como sustituto en la fabricación de lubricantes y anticongelantes- y de plásticos biodegradables, además usos medicinales y cosméticos.

Tiene mercado ganado en el mundo, por lo que el interés del Gobierno en promocionar el cultivo; apoyar la inversión; asistir a los agricultores para asegurar la competitividad de esta producción y planificar la etapa de industrialización del tártago está sobradamente justificado.

Se trata de un cultivo rústico, para el cual son aptos los suelos sueltos y arenosos, por lo que “anda bien en la zona de sequía”, ya que puede producir con una precipitación anual promedio de 500 mm. -en este año atípico por las adversidades climáticas el rendimiento fue de 2 toneladas por hectárea-. Aunque necesita cuidado especial en los primeros 40 días, para que no lo cubran las malezas, cuando alcanza lo 50 o 60 cm. compite con ellas. Hasta ahora no ha habido ningún tipo de plaga que pueda afectarlo. “Y beneficia al suelo, porque aporta a la tierra un volumen importante de hojas y la enriquece con fósforo”, explicó el ingeniero agrónomo que participó del recorrido por las plantaciones. Además, como crea un microclima especial de humedad se puede intercalar con otros cultivos, como las hortalizas, el algodón y el maíz (que en los campos con tártago no se secó).

Desde el Gobierno provincial, se informó que se promociona el cultivo del tártago para generar una nueva cadena productiva, con la participación directa de más de 700 familias de agricultores chaqueños.

El gobernador Jorge Capitanich recorrió las plantaciones desarrolladas bajo responsabilidad de la cooperativa “La Nueva Esperanza” de Presidencia Roque Sáenz Peña, junto a representantes de la firma Global Agricultural Resources (GAR), que se radicó en la provincia para invertir en la cadena productiva del tártago.

“Queremos que todos los productores de la provincia del Chaco tengan una estrategia de ingreso sustentable, a través de la producción mixta de ganadería, forestación y agricultura”, explicó el gobernador al referirse a la alternativa del tártago.

Comentá la nota