Buscan combatir la violencia de género con nuevas leyes

La problemática es grave y ya es cuestión de Estado. Los tres poderes trabajan en un proyecto de ley que presentarán la semana que viene.
La violencia de género en la provincia, pasará a ser una cuestión de Estado. Merced a una iniciativa que surgió del oficialismo en la Cámara de Diputados, se comenzó a trabajar desde los tres poderes del Estado para confeccionar un proyecto legislativo que sirva para terminar con uno de los problemas que amenaza con convertirse en una epidemia social.

La violencia de género y principalmente la violencia contra las mujeres, es un problema social que, a lo largo de la historia de la humanidad, se ha naturalizado y arraigado culturalmente, en algunos casos.

Según la definición de la ley nacional 26.845, "violencia de género consiste en todo acto o amenaza de violencia física, psicológica, sexual o económica que expresa la desigualdad existente entre varones y mujeres".

Sobre la discriminación y violencia contra las mujeres, la diputada del Frente Cívico, Sandra Generoso, indicó que se comenzó a trabajar hace varias semanas en una iniciativa en forma conjunta con un equipo interdisciplinario entre los poderes Ejecutivo y Judicial.

Según señaló la autora del proyecto, en lo que va del año ya han muerto 14 mujeres a causa de lesiones ocasionadas por sus maridos o parejas. A los ojos de la legisladora, esas cifras, si bien son más bajas que las del resto de la región, son inaceptables.

La iniciativa será presentada recién esta semana, pero ya trascendieron algunos detalles que incorporará. Por una parte se buscará instrumentar en el ámbito del Poder Ejecutivo una oficina de contención para ayudar a las mujeres que hacen las denuncias a sobreponerse de las situaciones de violencia a las que son sometidas.

Además, el Poder Judicial pondrá en funcionamiento una oficina de seguimiento judicial, para evitar que las denuncias presentadas queden dormidas en alguna dependencia policial o judicial. "Luego que muere alguna mujer nos enteramos que se habían hecho varias denuncias que nunca habían llegado a ser instruidas", explicó Generoso.

Pese a la sanción de la ley 26.845, a nivel nacional las estadísticas son preocupantes, en su primer año de funcionamiento, la Oficina de Violencia Doméstica, que lleva adelante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, recibió unas 6.700 denuncias, de las cuales más de tres mil fueron derivadas a la Justicia Penal, que en el 89 por ciento de los casos archivó la causa o dictó sobreseimiento. 

Comentá la nota