Buscan ayudar a la reinserción laboral de mayores de 45 años.

Una asociación civil desarrolla un plan especial.
"Somos una sociedad que pone principalmente la identidad de cada persona en lo que hace y en lo que tiene. Acá tratamos de pensarnos desde otro lugar: todos somos seres humanos y estamos en esta vida buscando ser felices". A juzgar por la modalidad de trabajo desarrollada por la asociación civil Diagonal, la premisa expresada por su director ejecutivo, Tomás Olivieri durante una charla con LA NACION, parece estar en el centro de todo. La institución se orienta a facilitar la reinserción laboral de personas de 45 años o más que quedan desocupadas, muchas veces tras una extensa trayectoria profesional. Y la tarea requiere mucho más que ofrecer conocimientos técnicos o hablar de estrategias para la búsqueda de un empleo.

Quedar sin ocupación laboral a cierta edad implica, para muchos, la necesidad de enfrentar temores y de mirarse a sí mismos de una manera diferente de la acostumbrada, dejando de lado un determinado esquema de vida y eliminando presiones sociales que condicionan. Todo eso, más allá de que lograr el objetivo pretendido por Diagonal exige una reflexión y una acción por parte de los responsables de las empresas, que con mucha frecuencia limitan las búsquedas laborales definiendo un umbral bastante bajo.

"El mundo está organizado como si siguiéramos en la época en que las personas vivían 60 o 70 años, pero hoy alguien que tiene 45 o 50 está en la mitad de su vida y es muy productivo, tiene mucho por dar", afirma Olivieri.

Diagonal comenzó a desarrollar hace un año y medio sus programas de ayuda a desocupados. Se trabaja en grupos de 14 o 15 personas que asisten a cinco encuentros. El primer módulo incluye la parte "dura" del plan, que abarca temas tales como la redacción del currículum y el marketing personal.

El segundo módulo se desarrolla en otros dos encuentros, en los que se trabaja la parte emocional. Allí entra en juego lo vinculado con los miedos y las ansiedades que suelen marcar el rumbo de los comportamientos. "Inconscientemente, hay muchas cosas que llevan a un autoboicot a la hora de buscar un trabajo", comenta el directivo, que agrega que dos psicólogas participan de las reuniones.

El promedio de edad de quienes se acercan a los encuentros es de 57 años, con un rango de 45 a 77. Por los grupos pasaron hasta ahora 220 personas, en muchos casos profesionales con títulos universitarios. También acudieron mujeres que estuvieron mucho tiempo dedicadas sólo al hogar y que ahora necesitan mantenerse económicamente. "Vienen muchas personas que se quedaron con la idea de otro mercado laboral", relata Olivieri. Tres de cada diez personas que integraron los grupos están ahora ocupadas.

Una de las líneas de trabajo de la asociación es firmar convenios con compañías que despiden empleados y quieren ofrecerles alguna alternativa para que no les sea muy difícil la reinserción.

Buscar causas externas

En las primeras charlas, muchos desocupados tienden a mencionar sólo factores externos a la hora de analizar las causas de las dificultades para encontrar un nuevo puesto. "Hay un mecanismo de defensa y autojustificación al decir: «Soy viejo y no voy a conseguir trabajo»", explica Olivieri. Al mismo tiempo, se exponen argumentos que suelen servir para ocultar temores. "Los otros días, alguien que tiene todo el potencial para crear un emprendimiento decía que no se largaba a hacerlo por sus hijos, cuando en realidad estaba subestimando a los hijos, creando una dependencia y buscando algo externo para no reconocer el miedo", cuenta el directivo.

Pero el trabajo centrado en las emociones personales no hace olvidar que es necesario promover cambios en el comportamiento de las empresas. La asociación tiene convenios con un grupo de compañías a las que les presenta candidatos para cubrir vacantes, sin que medien prejuicios por la edad. Las empresas que están en el plan son Fargo, Deutsche Bank, Easy, KPMG, Deloitte, Actionline, Europe Assistance, TGN, Pronto Wash y Aportes de Gestión para el Tercer Sector.

"Hay un mix muy interesante cuando en un equipo de trabajo hay gente de diferentes edades", comenta Olivieri, respecto de los resultados vistos puertas adentro por las empresas que se animan con las contrataciones.

Y agrega que firmar esos acuerdos significa "sembrar una semilla para que haya relaciones más amorosas" y más conscientes de las necesidades de cada ser humano.

Cómo colaborar con la asociación

* La asociación civil Diagonal, que tiene su sede en la calle Libertad 246, en el centro de la ciudad de Buenos Aires, se sostiene con donaciones realizadas por socios particulares y por empresas. Pero actualmente, los egresos de cada mes superan el monto recibido, por lo que resulta necesario reforzar los recursos para poder continuar con la misión emprendida, según explicó el director ejecutivo, Tomás Olivieri. Para obtener más información y para colaborar, se puede llamar al teléfono 4381-2946, visitar www.diagonal.org.ar , o bien escribir a info@diagonal.org.ar.

Comentá la nota