Buscan ayuda para una escuela rural de Córdoba

La escuela está ubicada lejos de todo, en un poblado denominado Pocho, a 100 kilómetros de Villa Dolores, provincia de Córdoba. Hasta allí quiere llegar una joven olavarriese, Nadia Mocorich, para ayudar a una escuelita que le falta absolutamente todo.
Por interés personal y tras ver una nota periodística en un medio nacional, la joven olavarriense que reside en Buenos Aires pasó a formar parte de una red de voluntarios que pretenden llevar materiales de todo tipo a la escuela "Gregoria Matorra de San Martín", adonde concurren solamente 6 chicos de ente 5 y 10 años de edad.

"Su maestra, Melina, recorre 106 km diarios no solamente para educarlos sino también para brindarles apoyo y contención ya que tanto ellos como sus familias están muy solos", asegura Nadia, conmovida con las necesidades con que cuenta la escuela rural.

Al mismo tiempo, la joven agrega que "los nenes de esta escuela se enteraron de la fecha de su cumpleaños este año que llegó esta docente. Por eso me decidí a llamar para ver que podía hacer. Mucha gente hizo lo mismo y ahora somos 90 personas repartidas por todo el país que quiere ayudar a la escuela".

Las necesidades de la institución educativa son absolutamente todas. Viven en casas con piso de barro, no tienen servicio de luz, agua, baño, gas y utilizan como mesa para hacer sus tareas una tabla.

El edificio de la escuela está muy deteriorado. Se necesitan materiales para poder arreglarlo, así Melina –la docente- podría quedarse a dormir allí, ya que el camino que recorre además de extenso es riesgoso.

La olavarriense pide ayuda a instituciones y particulares. Solicitan alimentos, agua, medicamentos, ropa, calzado, colchones, ropa de cama, mesitas, sillas, material de lectura, juguetes, etc.

"Melina se ocupa junto a su familia de todo. Su intención, a través de nuestra colaboración, además de cubrir las necesidades primarias, es educar a los lugareños, orientándolos para que tengan las herramientas suficientes para mejorar su calidad de vida". La docente también tiene la intención de enseñar oficios, como costura, panadería, vivero, para que las personas tengan la posibilidad de que les modifique su estándar de vida. Por eso buscan también máquinas de coser y herramientas que alguien pueda donar para ayudar a este poblado del país.

"No les vamos a cambiar toda la vida, pero al menos un instante podemos modificarles y darles una mano", asegura Nadia Mocorich.

Además de la ayuda, la joven busca un espacio físico adonde poder guardar la mercadería donada hasta que pueda viajar, dentro de poco tiempo, hasta Córdoba para trasladarla. Quienes puedan y quieren sumarse a este pedido de ayuda pueden comunicarse al teléfono 15-496795 o al mail nadiavm10@hotmail.com

Comentá la nota