Buscan aunar criterios para su control

Con ese objetivo se reunirán representantes del Consejo Provincial de Educación con directivos del área Comercio del municipio capitalino.

"Sí hay control sobre los jardines maternales", afirmaron desde la coordinación de Nivel Privado del CPE.

Neuquén > La directora de Coordinación de Nivel Privado del Consejo Provincial de Educación (CPE), Andrea Lambert, adelantó ayer que mañana representantes de la dirección a su cargo se reunirán con directivos del área municipal de Comercio para tratar de unificar criterios con respecto a la regulación de los jardines maternales.

«Tenemos en claro que no hay mala voluntad de ninguna de las dos entidades. El tiempo ha desvirtuado las acciones y estamos en pos de ponernos de acuerdo», explicó la funcionaria provincial en referencia al artículo publicado el domingo pasado en este diario.

Lambert aseguró que lo que dijo el director de Comercio municipal, Pablo Piccinini, es «parcialmente verdad» ya que «sí hay control de parte del CPE sobre los jardines maternales.

En la nota mencionada, Piccinini explicó que «la Dirección de Comercio otorga una licencia comercial que implica el pago de una tasa y la tasa implica una contraprestación. Yo le exijo la licencia y ofrezco una inspección de seguridad e higiene. Pero el municipio no tiene competencia ni en el pedagógico ni en lo edilicio».

Para que una entidad de este tipo posea número de registro proporcionado por el Consejo debe presentar un proyecto pedagógico, otro financiero y un tercero edilicio, según manifestó Lambert.

«Lo primero que hacemos es mandar el proyecto pedagógico al Nivel Inicial para que lo evalúen. Muchos de estos jardines nos piden que les demos la aprobación del pedagógico, pero que se haya aprobado uno de los tres proyectos no implica que tenga el número de registro», explicó la directora de Nivel Privado.

Los jardines registrados son los que reciben la supervisión del Consejo Provincial de Educación. Dos profesoras de Nivel Inicial son las encargadas de supervisar la instancia pedagógica y un arquitecto del Nivel Privado es el encargado de supervisar el proyecto edilicio.

Aprobación

«Hay jardines que si bien han tenido la aprobación pedagógica nunca más siguieron el trámite. De hecho el recientemente clausurado ‘Cariñositos’ era uno de estos», explicó Lambert, quien aclaró «obvio que eso está mal porque ellos tienen que seguir con el trámite».

«Hay un punto en el que no están claras las cosas, los jardines tienen la habilitación como Comercio pero no están siendo autorizados por el Consejo Provincial de Educación», manifestó la funcionaria.

Lambert entiende que si ese jardín hubiera tenido un número de registro expedido por el CPE, recién ahí podría intervenir la dirección a su cargo con diferentes medidas. La primera medida que pueden tomar, según explicó la funcionaria, es labrar un acta para denunciar lo que esté pasando. En segunda instancia, sancionar al director y como tercera medida pueden clausurar la entidad.

«Si el jardín tiene un número de registro del CPE podemos intervenir, sino aún ese jardín no está bajo nuestra orbita», dijo Lambert.

Ante estas falencias la directora de Nivel Privado aseguró que tiene «mucho interés en cubrirlas» por lo que se reunirá en breve con Santiago Rivas, Director de Comercio e Industria Municipal.

Comentá la nota