Buscan apoyo de la Nación para obras prometidas por Brizuela

El Gobierno quiere asegurar el financiamiento para los trabajos que presenta como solución de fondo a los problemas en los servicios públicos.
La Provincia, a través de distintos organismos, está buscando el apoyo de la Nación para realizar obras de servicios públicos que son prometidas hace tiempo por el gobernador Brizuela del Moral, y que a pesar de ser muy necesarias, no fueron encaradas cuando se contaba con recursos económicos. En cambio, el Ejecutivo priorizó infraestructura no esencial, como el estadio de fútbol o la hostería ubicada en el Paso de San Francisco.

Una de las gestiones encaradas por el Gobierno es para que la Nación intervenga en la licitación de la nueva línea entre San Martín y la Capital. Con ello se acortarían los plazos de ejecución -evitando un trámite engorroso de varias instancias-, de manera que los trabajos comiencen cuanto antes. La Provincia pretende también que esta obra ingrese en un paquete para el cual hay financiamiento internacional.

Desde el Ministerio de Obras y Servicios Públicos explicaron que está vigente una resolución de la Secretaría de Energía de la Nación para la ampliación del sistema de transporte de alta tensión, y que a través de ella se realizaría la licitación de la nueva vinculación de la Capital al Sistema de Interconexión Nacional. Aunque en un primer momento se había pensado en fondos específicos de la Provincia para los trabajos, surgió la posibilidad de pedir el préstamo que cubrirá el 70% de la obra.

El tendido desde San Martín se extenderá por unos 100 kilómetros y supondrá una inversión de unos 14 millones de dólares.

Para que la línea pueda realizar un aporte eficaz de energía, serán necesarias otras dos obras complementarias: las estaciones transformadoras de Valle Viejo y El Pantanillo.

La primera permitirá descomprimir la demanda en la planta de rebaje del barrio 9 de julio, frecuentemente saturada durante los picos de consumo.

La obra en el parque industrial, en tanto, posibilitará que se independice el servicio a las fábricas, frecuentemente afectadas por la mala prestación, lo que generó numerosos reclamos al Gobierno.

Comentá la nota