Buscan ampliar el Plan Nacer con las asignaciones universales por hijo

El 25% de la población materno-infantil sin obra social no está registrado en el programa. El Gobierno nacional apunta a cubrir la totalidad con el subsidio, ya que para obtenerlo se exige la inscripción al sistema sanitario.
Uno de los ejes de gestión del flamante ministro de Salud, Juan Carlos Behler, es fortalecer la atención primaria y, como "debut" de la iniciativa, el funcionario convocó al coordinador nacional del Plan Nacer, Martín Sabignoso, para diseñar acciones que permitan que la totalidad de la población materno-infantil sin cobertura social se inscriba en el programa que promueve desde el 2005 el Ejecutivo central.

Según las estadísticas locales, en Mendoza, el plan cubre a 75 por ciento de las embarazadas, puérperas -mujer recién parida- hasta los 45 días y niños de 0 a 6 años que no poseen obra social. Es decir, que fuera del beneficio queda 25 por ciento de esta población que no accede a la asistencia de tipo primaria que brinda el programa. En números, los porcentajes dan como resultado que más de 50 mil personas de estas características ya están recibiendo la asistencia pero que, aún queda por captar a poco más de 17 mil embarazadas y niños menores a 6 años que no reciben ningún tipo de servicio médico.

Para que ese 25 por ciento se incorpore al Plan Nacer, el Gobierno nacional va a ejecutar durante todo el 2010 una serie de medidas, sobre todo en el norte argentino donde la realidad del grupo materno-infantil es dramática.

Las estrategias apuntan a capacitar al personal de los centros de salud referentes de cada provincia para que al llegar la embarazada se consulte a tiempo la pertenencia o no al Plan Nacer, o bien, si tiene algún tipo de cobertura social que garantice la atención adecuada. Otra de las iniciativas apunta a incorporar mayor cantidad de agentes sanitarios y promotores de desarrollo social para que, yendo de puerta en puerta, corroboren la situación de la población en cuestión.

Sin embargo, la apuesta fuerte del Gobierno nacional es la articulación del programa sanitario con el beneficio de las asignaciones universales por hijo. Esto es porque uno de los requisitos para obtener el subsidio mensual de 180 pesos es que los padres de los menores de 18 años -desempleados y en negro- inscriban a los chicos en el Plan Nacer y en la escuela. "Esto será un fuerte estímulo que, creemos, va a permitir alcanzar una cobertura superior a 90 por ciento de la población en estas condiciones", explicó Sabignon, quien agregó: "De esta manera sentiremos que estamos cada vez más cerca de todos".combatir la mortalidad infantil. Si bien los indicadores del 2009 demuestran que la mortalidad infantil bajó en la provincia casi 0,5 por ciento con respeto al período 2007-08, todavía queda mucho por hacer. Sobre todo si se tiene en cuenta que el eje de lucha de Salud, tanto local como nacional, ha descansado sobre las llamadas causas blandas o prevenibles como es el caso de que los controles prenatales se hagan en tiempo y forma.

Ahora, la idea oficial es trabajar sobre los factores de mortalidad infantil que resultan complicados de resolver al corto plazo. Entre ellos, la pobreza y las patologías complejas, como las cardiopatías congénitas, que son las más difíciles de combatir. Para ello, las asignaciones universales por hijo buscan dar respuesta a la situación de pobreza extrema que viven muchas de las embarazadas que no cuentan con cobertura social. No sólo por los 180 pesos que percibirán los beneficiarios, sino también porque para tramitar el subsidio se exige la inscripción del bebé y de la madre al plan nacional.

Con respecto a las cardiopatías congénitas que miles de niños sufren al nacer, el titular del programa aclaró que a partir de marzo se financiará el tratamiento de este tipo de afección de alta complejidad. Para ello, no sólo se enviará la tecnología a los hospitales que realizarán estas prácticas -en el caso de Mendoza, el Notti- sino que se remitirá el dinero necesario para realizar las cirugías, cuyo valor asciende a unos 30 mil pesos.

"La tendencia a la disminución de la mortalidad infantil apuntará este año a las causas duras", acotó el subsecretario de Gestión Sanitaria, Pedro Masman, quien recalcó que el gabinete de Behler será "autocrítico e inconformista" en materia de atención primaria.

Comentá la nota