Buscan alternativas al horno pirolítico

El secretario de Obras y Servicios Públicos del municipio, Diego Bosch, planteó ayer ante la comisión para el tratamiento de residuos patológicos del Concejo Deliberante cuál es la idea del Ejecutivo para encontrar alternativas al horno pirolítico.
“Vamos a decir lo que el municipio cree que se debe hacer: como el horno pirolítico hoy tiene una alternancia en su funcionamiento, pensamos que una alternativa sería un proceso de trituración, tratamiento con vapor de agua a alta temperatura y disposición final del residuo patológico en el relleno sanitario”, señaló el funcionario ante la comisión que preside Gastón Massari Copes (Frente Pampeano).

El encuentro de anoche contó con la participación de instituciones involucradas en el tema. Y se conformó una comisión, con la participación del Colegio Médico, el Colegio de Bioquímicos, el Colegio de Farmacéuticos (Miguel Osio), la Fundación Chadileuvú (Alberto Golbert y Héctor Gómez), la Universidad Nacional de La Pampa (Bety Dillon), la Asociación Alihuen (el a su vez concejal Leandro Altolaguirre), el Colegio de Médicos Veterinarios (Fernando Esain), la Cooperativa Popular de Electricidad (Ariel Martínez, Verónica Rodas y José Depetris) y la Dirección del Hospital Dr. Lucio Molas, además de la propia Secretaría de Obras Públicas.

Bosch explicó que hay dos tipos de residuos patológicos: los orgánicos y los inorgánicos. Estos últimos representan el mayor peligro de contaminación por las sustancias que eliminan al incinerarlos, ya que poseen en su mayoría componentes plásticos.

El funcionario hizo una descripción detallada a través de un PowerPoint y explicó la situación actual en el tratamiento de este tipo de desechos, que es uno de los temas que se debatirán en la consulta pública de la basura.

“Los patológicos es una parte de lo que sería la gestión integral de los residuos. Argentina adhirió al Protocolo de Estocolmo, que impide la incineración. Además, hay una ley provincial, la Nº 1.586, que rige las normativas para los patológicos. Actualmente la comuna tiene un horno pirolítico, pero a veces funciona y otras no. Lo ideal sería que quienes generan estos residuos (las zonas I, III y IV, hospitales de General Acha y Victorica) hagan una separación para que nosotros después podamos tratarlos adecuadamente”, precisó Bosch.

Aclaró que “los residuos anatómicos u orgánicos deben tener un tratamiento especial y se pueden incinerar, pero para los inorgánicos hay que generar un instructivo especial”.

Comentá la nota