Buscan adecuar normas para provecho de ley de fomento

La gobernadora Ríos se reunió con la presidenta Cristina Fernández para acordar los pasos necesarios que aceleren modificaciones en normativas de inferior rango y así obtener resultados positivos en el corto plazo con la ley favorable a la industria. Para ello, el Ejecutivo Provincial trabajará en conjunto con el Ministerio de la Producción y la Secretaría de Industria de la Nación. La Gobernadora se reunirá hoy con la ministra Débora Giorgi.
La gobernadora Fabiana Ríos se reunió ayer con la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, para abordar como tema excluyente la aprobación de la Ley de Modificación de Impuestos Internos, concretada el pasado miércoles en la Cámara de Diputados.

«Con la Presidenta acordamos las pautas para trabajar juntamente con el Ministerio de la Producción y la Secretaría de Industria de la Nación, en toda la normativa de inferior rango para que, en el corto plazo, pueda haber resultados con respecto a la puesta en vigencia de esta modificación de impuestos», detalló la Gobernadora, quien hoy se reunirá con la ministra Débora Giorgi.

Ríos catalogó el encuentro como «muy positivo», señalando que la Presidenta estaba satisfecha por la sanción de la ley y que «reconoció el trabajo realizado por los parlamentarios fueguinos y el masivo apoyo que tuvo el proyecto en la Cámara de Diputados».

«Pero también estaba preocupada para que toda la normativa de inferior rango se concrete rápidamente, para que esta ley pueda entrar en vigencia cuanto antes», agregó.

Del encuentro, que se desarrolló en el despacho presidencial, participaron además la diputada Nélida Belous; el jefe de gabinete, Aníbal Fernández y el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

Rechazo a la ley

La aprobación de la ley que aumenta impuestos a productos electrónicos importados desató una fuerte polémica en torno a cuál será el impacto de la norma tendrá sobre el precio de los productos, ya que mientras el Gobierno descarta posibles subas, los empresarios advierten alzas de hasta el 35 por ciento.

Las cámaras empresariales que nuclean a productores, importadores y comercializadores de tecnología alertan que acceder a un celular, un monitor LCD o un acondicionador de aire será «más inaccesible» a partir de la norma.

Los empresarios rechazan y exigen rever la medida antes que sea promulgada por el Gobierno, aunque los tiempos no lo permitirían por el apuro oficial de resolver la cuestión que se complicó más de lo previsto, cuando el Senado modificó el proyecto.

Se trata de la ley impulsada por el kirchnerismo que impone una barrera impositiva del 26 por ciento a los productos importados y baja los gravámenes del 21 al 7 por ciento para aquellos fabricados en Tierra del Fuego.

La ley no sólo amplía la presión impositiva para los importados, sino para todos aquellos electrónicos fabricados en cualquier otra provincia del país que no sea la gobernada por Fabiana Ríos.

La idea oficial es potenciar el polo industrial de la isla para generar empleo y aumentar la base de producción de electrónicos en el país, a fin de responder a la demanda interna de tecnología de punta que va en aumento.

La ministra de Industria y Turismo, Débora Giorgi, aseguró que el país «irá a contramano del mundo» si no desarrolla sus propios productos y señaló a la ley como «el renacer de la tecnología en el país».

Según Giorgi, el desarrollo de la industria nacional creará más de 2.000 puestos de trabajo directo y 6.000 indirectos, además de la sustitución de la erogación de dinero de los argentinos con el que se quedan los importadores.

En sintonía, la gobernadora Ríos dijo que los precios «no aumentarán» por la ley y cruzó a «los intereses vinculados al sector importador» que criticaron la iniciativa.

«Vivimos en un mundo globalizado y son otros países los que fijan precios en el mercado electrónico. Es hora de empezar a pensar qué hacemos para fijar precios nosotros», dijo Ríos.

Pero, el gerente de la cámara que agrupa a las empresas de electrónica (CADIEEL), Claudio Cramer, advirtió que la ley «perjudica» a los inversores, y vaticinó que los precios de esos artículos aumentarán «cerca del 30 por ciento».

«Los precios de los artículos importados aumentarán cerca de 30 por ciento. Es que la incidencia del IVA será muy importante. Las ventas están mal y esto no ayuda para nada», se quejó el empresario.

En declaraciones a radio Rivadavia, Cramer sostuvo además que esta ley «pone en riesgo a nuestra industria porque sólo se beneficia a la industria radicada en Tierra del Fuego».

Comentá la nota