Buscan un acuerdo urgente en EE.UU. para atenuar el embargo

Buscan un acuerdo urgente en EE.UU. para atenuar el embargo
A pedido del juez Thomas Griesa, los abogados del Central y de los fondos buitre tienen tiempo hasta el lunes para consensuar cómo reabrir la cuenta embargada en Nueva York, pero manteniendo congelados el 1,7 millón de dólares.
Una luz de esperanza se enciende para el Gobierno, para tratar de destrabar la cuenta del Banco Central que aún permanece congelada en Nueva York. Con el visto bueno de la justicia de Estados Unidos, y tal como anticipó Clarín, los funcionarios argentinos trabajan contra reloj para lograr un acuerdo con los acreedores que consiste en un esquema que permita volver operativa la cuenta del Central, pero que mantenga inhabilitados al menos el 1,7 millón de dólares que se encontraba depositado en la misma el pasado lunes, el día en que el juez Thomas Griesa dictaminó el embargo preventivo.

Así lo resolvió el juez Griesa durante una conferencia telefónica que mantuvo con los abogados de las partes, que arrancó como una charla telefónica pero que tomó estado de audiencia a pedido de la Argentina. Durante la charla, los abogados del Central le solicitaron al juez que levante las restricciones que pesan sobre la cuenta, y evocaron el caso de los 105 millones de dólares que permanecen inmovilizados desde fines del 2005, también de una cuenta del Central en la Reserva Federal de Nueva York. En esa ocasión, los fondos buitre habían congelado la cuenta, pero la defensa del Central logró volverla operativa para distintos movimientos de dinero, con la condición de mantener inmovilizados los US$ 100 millones, a la espera que se resuelva la contienda.

Este caso se encuentra en tercera instancia -será la Corte Suprema la que decida sobre esta cuestión-, y entre los argumentos, los bonistas invocaron la hipótesis del alter ego, que recobró vigor desde que apareció el decreto que creó el Fondo del Bicentenario.

En la transcripción de la conferencia a la que tuvo acceso Clarín Griesa se mostró dispuesto a otorgarle a la Argentina la posibilidad de volver operativa la cuenta, pero lo condicionó a que las partes se pongan de acuerdo en el esquema, a más tardar "a principios de la semana próxima".

Durante el día de ayer, se generó una falsa expectativa que hizo volar los títulos públicos hasta 9% y disparó la Bolsa a 1,8%, cuando el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, anunció a primera hora de la tarde que se había levantado el embargo contra la Argentina. Luego, después del cierre de los mercados, y tras los rumores de que desde el Banco Central se decía lo contrario, Martín Redrado salió al cruce del funcionario de Economía y aclaró que la situación con la cuenta seguía igual. Un par de horas más tarde, Lorenzino finalmente reconoció su error.

Más allá de lo insólito de este episodio, es muy probable que Griesa acepte el pedido argentino de reabrir la cuenta, manteniendo inmovilizados los fondos que ya fueron congelados.

Rápida de reflejos, Cristina Kirchner, que lo había acusado de "embargador serial", usó ayer un tono más contemporizador para con el juez neoyorkino." El juez Griesa respondió más rápidamente que los jueces argentinos. Es notable. Pero vamos a seguir trabajando a partir de nuestra responsabilidad y porque vamos a sacar al país del default. Queremos terminar con la imagen de un país que le echa la culpa a los demás", afirmó la Presidenta.

En el texto de la conferencia con los abogados, se denotó a un Griesa dispuesto a darle aire a la Argentina para presentar más pruebas a su favor. Ayer ingresó a su despacho un documento de la defensa del Central que, entre otros puntos, sostiene que "muchos bancos centrales usaron reservas para pagar deudas de los Gobiernos", con lo que "no sería una evidencia de relación de alter ego". De todos modos, Griesa le dejó claro al abogado Joseph Neuhaus, defensor del Central: "No estoy seguro de confiar" en sus clientes.

Comentá la nota