ATE busca triunfos en salud

A algunos empleados no se les abría pagado lo correspondiente al SAMO y no les reconocerían la bonificación extra de 600 pesos • Bonafina quiere reunirse con Príncipi
La semana que pasó trascendió que un grupo de más de veinte empleados del hospital Blas Dubarry que no cobraron el monto oficial por alto riesgo. No todo ellos serían trabajadores de planta.

El secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado, Hugo Bonafina expresó: "no pagaron el SAMO y esto está totalmente verificado. Hasta la fecha tenemos una lista de alrededor de 25 personas que no cobraron. Por otra parte el interventor me dijo que había elevado hace unos meses una lista de trabajadores, tanto presentes como los que no estuvieron, para una bonificación de 600 pesos que necesitaba de una presentación de los referentes de cada institución de salud que en Mercedes no habría sido entregada", dijo.

Bonafina puso de manifiesto que en ocasión de reuniones de la mesa de emergencia sanitaria en la cual participó, al igual que el director del nosocomio, Rodolfo Príncipi en más de una ocasión hablaron del tema salaria de los empleados. "Me dijo que se le iba a pagar a todos como correspondía y que incluso no tenía directivas de la provincia. Aunque también pidió que lo bancáramos como gremio ante cualquier cosa que surgiera y por supuesto dije que no había problema", indicó Bonafina y agregó: "Más tarde me di cuenta de que mintió porque ya estaba definido ese día a quien se pagaba. Aparentemente ahora se está revirtiendo la situación y estamos tratando de mantener una entrevista con el director del hospital para que de algún otro fondo se adelante ese dinero que teóricamente sería pagado a fin de mes".

"Fue una falla mal o bien intencionada de su parte. Esto es una decisión política y nosotros sostenemos que generar este tipo de pagos, como es el SAMO, dejan una libertad de que estos sirvan como un elemento de castigo, persecución, extorsión", criticó.

Las deudas

Según explicó Bonafina, a muchos de los que no trabajaron por licencia que fue otorgada a los profesionales que estuvieran en situación de riesgo no se les pagó lo debido y planteó varios argumentos que considera aún más favorables ante la circunstancia: "primero que fueron parte del riesgo hasta que se empezó la emergencia. Todos sabemos que la situación se escondió hasta después de las elecciones. Por informaciones que fuimos recibiendo, en provincia, los centros sanitarios explotaron el fin de semana del 20 y no tenían cómo atender al público. Y en ese momento aún no había comenzado la psicosis por lo que eran casos graves", y agregó que "el trabajador estuvo ahí y cuando se toma la licencia lo hace porque el propio organismo está diciendo que corre riesgo sanitario y debe protegerse".

Remarcó que buscarán que sea pagado en el corto plazo y no a fin de mes como habría sido acordado. "El director del hospital se tiene que hacer cargo de esa anomalía que él mismo ejecutó por su propia voluntad", remarcó y expuso que buscará la forma de reunirse con Príncipi para que les indique los motivos de la aplicación o no de estos pagos y bonificaciones que deberían haber recibido los trabajadores.

Pero este no es el único punto de conflicto. La Comisión provincial mixta del Ministerio de Salud realizó un planteo en el que se indicaba que las personas que gozaran de esta licencia no debían perder ninguno de los beneficios salariales que tenían, y por lo tanto se les deberá abonar como corresponde.

Bonafina insistió en puntualizar que "el interventor dijo que había elevado hace unos meses una lista de trabajadores para una bonificación de 600 pesos. El Ministerio en principio lo había planteado para los que estuvieron trabajando. Lo reclamamos y luego de varias negociaciones se dijo que se le pagaría a todos los trabajadores, pero todavía tenemos que verificarlo porque para que se lleve a cabo la misma los directores de cada centro deben mandar el plantel completo de sus trabajadores" y añadió que "hasta donde sabemos acá no se hizo".

Eventuales

Otro tema grave sería el de la situación que viven los empleados contratados por medio de cooperadora. "Lo que viven es una explotación de trabajadores. No figuran en ningún lado, están pero nadie sabe de ellos, el Ministerio de Salud reemplaza con ellos a los trabajadores que exigimos que nombren en planta. Son trabajadores que no tienen ningún tipo de cobertura de riesgo porque están en negro" señaló.

En tanto acusó a la Cooperadora de ser "cómplice de una extorsión laboral con el argumento de la solidaridad. De esta forma contribuyen a que se exploten trabajadores" y agregó que "hasta en lugar de riesgo estos trabajadores trabajan ocho horas y no se les paga ni la mitad de lo que cobra un trabajador común que ya de por sí cobra poco".

"Nosotros tenemos que defender la calidad de nuestro trabajo como empleado público, estatal y fundamentalmente en el área de la salud", explicó Bonafina y destacó: "Si todo esto se lleva al ámbito judicial tendríamos respuestas dentro de varios años. Tenemos que solucionarlo políticamente, que se produzca una relación de fuerza entre los trabajadores y el funcionario".

Comentá la nota