Busca el Gobierno acuerdos con empresarios y la CGT

La Presidenta los reunió anoche y oyó sus reclamos; el campo sería invitado la semana próxima
El Gobierno comenzó a darle forma ayer, sorpresivamente, a la mesa de diálogo económico. La presidenta Cristina Kirchner recibió anoche en la Casa Rosada a una quincena de empresarios y al jefe de la CGT, Hugo Moyano, para empezar a diseñar una agenda de acuerdos sobre la situación económica y social que le pueda dar oxígeno político a la Casa Rosada luego de la derrota electoral del 28 de junio.

El gran ausente fue el campo, que no fue invitado, pese al largo conflicto rural y al protagonismo que tuvo en los últimos comicios. Este fue uno de los temas planteados por varios empresarios, según trascendió. Pero al término de la comida, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aclaró: "Fue una buena reunión y vamos a continuar el diálogo la semana que viene, y el campo no será excluido".

La reunión del Gobierno con los empresarios y sindicalistas tuvo lugar horas antes del comienzo, esta tarde, del diálogo con los partidos políticos por la reforma política. Por pedido de la UCR, ese encuentro se iniciará con los integrantes del Acuerdo Cívico y Social, con excepción de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que anunció que no concurrirá.

Anoche, poco después de la cena en la Casa Rosada, uno de los participantes dijo a LA NACION que "se analizó la delicada situación económica, fiscal y financiera del país y se hizo un repaso de todos los reclamos que tienen los principales sectores económicos".

La ausencia del campo resultó llamativa porque en las recientes elecciones obtuvo diez bancas para representantes de sus asociaciones gremiales. Además, la agenda rural ocupó gran parte del debate electoral, a tal punto que todos los partidos de la oposición reclaman la rebaja de las retenciones a las exportaciones de trigo, maíz y soja, como principal punto de la agenda pendiente.

Pero la Presidenta recibió sólo a los sectores vinculados a los bancos, la industria, el comercio, la construcción y los servicios.

El sindicalista Omar Viviani, que participó en la reunión junto con Moyano, dijo que se acordó convocar al Consejo del Salario Mínimo, en tanto fuentes empresariales sostuvieron que hubo un compromiso del Gobierno de llamar al Consejo Económico y Social en lo inmediato.

Los invitados

De los empresarios participaron Jorge Brito, titular del Banco Macro y presidente de la Asociación de Bancos de Argentina (Adeba); Adelmo Gabbi, presidente de la Bolsa de Comercio; Carlos de la Vega y Eduardo Eurnekian, de la Cámara de Comercio (CAC); Gregorio Chodos, de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC); Héctor Méndez, Adrián Kaufmann Brea y José Ignacio de Mendiguren, por la Unión Industrial Argentina (UIA). No hubo, sin embargo, representantes de la banca extranjera nucleada en ABA.

Moyano llegó acompañado de sus dirigentes gremiales de mayor confianza: Juan Carlos Schmidt (dragado y balizamiento), Viviani (taxistas) y José Luis Lingieri (obras sanitarias).

Estuvieron reunidos hasta casi las medianoche. La cena -bife de lomo y ensaladas varias- sirvió para comenzar a conversar de reclamos sectoriales y la situación económica y social.

La Presidenta se sumó al encuentro a las 22.30, cuando estaban por servir el café, y habló durante media hora sin interrupciones. Entre otras pedidos, los convocó a mantener el empleo como uno de los principales objetivos.

Reclamos empresarios

Hablaron todos los empresarios, que expresaron la necesidad de que haya financiamiento, se sancione la reforma de la ley de ART y se agilice la devolución de los reintegros impositivos.

El Gobierno les prometió que el campo tendrá un lugar en el Consejo Económico y Social. Hoy habrá reuniones técnicas para avanzar en la futura agenda de discusión.

Aníbal Fernández centralizará las negociaciones con el sector económico.

Varios de los dirigentes empresarios fueron sorprendidos a media tarde en la embajada de Francia -donde se celebró un nuevo aniversario de la Revolución francesa- por un llamado de la Casa Rosada para invitarlos de urgencia a un encuentro con la Presidenta.

Antes de la reunión, Cristina Kirchner estuvo con el ministro de Economía, Amado Boudou, quien no participó de la cena. La ministra de la Producción, Débora Giorgi, saludó y se retiró unos minutos antes del primer plato.

Los empresarios se retiraron con claros signos de preocupación por el diagnóstico recibido, según dijeron a LA NACION varios de los participantes.

"La situación es difícil. Hay que ayudar", dijo uno de los empresarios al dejar la Casa Rosada, cuando ya había pasado la medianoche.

Alberto Fernández, durísimo con Kirchner

* El ex jefe de Gabinete Alberto Fernández sorprendió anoche con la más fuerte crítica pública que se le recuerde contra el ex presidente Néstor Kirchner, que anteanoche había dicho en Puerto Madryn que perdió las elecciones legislativas del 28 de junio frente a Francisco de Narváez por culpa de la "vieja política". Según declaró Fernández en una entrevista con el canal de televisión C5N, "esa vieja política de la que se hizo víctima fue de la que se valió en esta última elección". Al respecto, agregó que en esos comicios "se recurrió a las peores cosas de la vieja política".

Comentá la nota