Busca el Estado evitar la explotación de los ‘golondrinas’ en las cosechas

El objetivo no solo persigue el registro y fiscalización de los trabajadores que llegan para las cosechas, sino también "evitar el trabajo de los niños, velar por las condiciones de higiene y seguridad de los establecimientos, evitar los indocumentados, la explotación de las personas que llegan de provincias vecinas", explicó el subsecretario de Trabajo, Nicolás Maza.

A casi 90 días de iniciarse las próximas cosechas, diferentes instituciones del gobierno provincial que componen un equipo de trabajo, expusieron junto al obispo de la iglesia Católica riojana, los principales lineamientos que sustentan la responsabilidad institucional y política de preservar y brindar contención a los llamados "trabajadores golondrinas".

Se llevó a cabo en dependencias del Obispado, un encuentro entre el representante de la iglesia Católica de la provincia, Roberto Rodríguez, y los funcionarios Nicolás Maza de la Subsecretaría de Trabajo, Mauricio Carrera, asesor Legal de Derechos Humanos, Daniel Argañaraz, director de Planificación Sanitaria del Ministerio de Salud, Erika Davil, encargada de la Delegación Nacional de Migraciones, comisario Pedro González e Inspector Juan Bravo de la Unidad Trata de Personas de la Policía provincial.

Nicolás Maza confió que el encuentro con el Obispo fue para ilustrarlo acerca del trabajo que está realizando el Gobierno provincial "en esta difícil tarea de prevenir la explotación sexual de la mujer, niños y niñas". En este orden, Maza explicó que "se trabaja en conjunto con la Policía (Unidad Trata de personas), Derechos Humanos, el Ministerio de Salud, Migraciones, Sindicatos UATRE, RENATRE y Ministerio de Trabajo de la Nación.

El objetivo no solo persigue el registro y fiscalización de los trabajadores que llegan para las cosechas, sino también "evitar el trabajo de los niños, velar por las condiciones de higiene y seguridad de los establecimientos, evitar los indocumentados, la explotación de las personas que llegan de provincias vecinas", e insistió el funcionario de Trabajo en la necesidad de "la prevención para evitar que se vulneren los derechos de las personas".

El Obispo Rodríguez dijo que a partir de "algunas reflexiones en referencia al movimiento de trabajadores llamados "golondrinas", a causa de las cosechas, "surge este encuentro, en la búsqueda de que la problemática tenga un encause de manera de respetar la dignidad de las personas y del trabajo".

Destacó la importancia de la conformación de este equipo de trabajo integral de instituciones del Estado, en función de que permite "tomar el movimiento de trabajadores en toda su integración". También resalta que se trata de un trabajo interdisciplinario, es decir, tomado desde diferentes aspectos. En ese contexto, el prelado dijo que se observa "una preocupación de los distintos sectores –hacia la atención o servicios a la población- por parte del Estado que esta bien equiparado".

Por su parte, Mauricio Carrera, Asesor Legal de Derechos Humanos, dijo que una de las preocupaciones centrales de su área, "es atender el tema de alojamientos de los trabajadores migrantes". Advirtió que ya se hicieron controles en fincas de Nonogasta y Chilecito. "El fin es prevenir y advertir a los empresarios para que respeten no solo las normas laborales y legales en su totalidad, sino por sobre todo, la dignidad de las personas", remarcó.

En tanto, el Director General de Planificación Sanitaria y representante del ministerio de Salud, Daniel Argañaraz, resumió que la tarea desde la Salud pública "se centra en la atención a los desplazamientos de migraciones de grupos poblacionales que vienen a las Cosechas".

El Ministerio de Salud –agregó- pone a disposición todos sus organismos y gente capacitada, para controlar el estado sanitario de los mismos y evitar el traslado de enfermedades. "Estamos alertas, se hace un control a la llegada, no solo de los trabajadores, sino también a los niños", indicó Argañaraz, y opinó que a veces se trata de niños que llegan desnutridos con una serie de condiciones desfavorables, falta de algunas vacunas. Es ahí donde actúa Salud Pública brindando "una cobertura medica completa".

Erika Davil –encargada de la Delegación Nacional de Migraciones- comentó que desde su área, "se va a controlar el estado de las personas en cuanto a su legalidad durante la permanencia en territorio argentino".

Finalmente, el inspector Juan Bravo, representante de la Unidad Trata de Personas de la policía de la provincia, explicó que esa Unidad, "se encargará del apoyo operativo en la aplicación de las leyes laborales que ejecutará la Subsecretaría de Trabajo de la provincia".

Comentá la nota