En busca de la embajada perdida

Binner lamentó que Argentina haya dejado de tener un embajador en esta ciudad- Estado que posee el puerto con más movimientos y diversidad de carga de todo el mundo, para así potenciar el intercambio comercial con empresas santafesinas.
La misión oficial de la Región Centro desembarcó en Singapur con buenos augurios de entendimientos comerciales y binacionales a futuro. El encargado de darle un marco de gravitación institucional a la visita de santafesinos, cordobeses y entrerrianos a esta ciudad estado fue el embajador concurrente de Argentina en Singapur, Javier Sanz de Urquiza; quien en realidad es el embajador permanente de Argentina en Indonesia ya que aquí se cerró la embajada en 2002 por razones presupuestarias. "Es la visita argentina más importantes de los últimos 15 años a la región del sudeste asiático", dijo Sanz que al igual que Hermes Binner y su par cordobés Juan Schiaretti, se encargaron de subrayar en sus discursos la necesidad de que en un futuro no muy lejano, Argentina reabra su embajada aquí. Por lo pronto, los gobernadores se comprometieron a participar el año próximo de la reunión del Foro de Cooperación de América Latina con Asia del Este (Focalae), una cumbre que no tiene representantes argentinos también desde hace varios años.

Singapur es una ciudad Estado que se independizó de Malasia en 1965 y que hoy lucha por ganarle territorio al mar tratando de sumar terreno sólido que pueda sostener las monumentales construcciones y seguir sumando actividad a un puerto que mueve 24 millones de containers al año. Cifra que lo transforma en el primero en movimientos y diversidad de carga de todo el mundo. Argentina, durante el gobierno de Arturo Illia, fue el primer país en reconocer la independencia de Singapur. En 1974 se crea la embajada Argentina en este país, en 1978 la levanta el gobierno militar y es el presidente Raúl Alfonsín quien la reabre en 1983 con la recuperación de la democracia. "Hasta el año 2002 que, por razones presupuestarias, se vuelve a cerrar", lamentó Binner en su discurso del Seminario "Oportunidades de Vinculación técnico comercial entre Singapur y la Región Centro".

El gobernador Schiaretti destacó que "Singapur tiene una balanza comercial que supera su Producto Bruto Interno", y comparó que también "las provincias de la Región Centro representan el 20% del PBI nacional pero en conjunto contienen al 30% de las exportaciones nacionales".

Binner quedó sorprendido por "el nivel de vida en Singapur, la participación de su juventud que se nota en las calles, cómo el gobierno ha encarado una tarea de excelencia en la lucha contra las adicciones y cómo se nota el respeto por la ley en cada calle de este país". En efecto, en Singapur está prohibido ingresar tabaco y chicle. No se venden chicles en los negocios y el narcotráfico puede ser penado con la muerte. Cruzar una calle de manera indebida puede ser multado con mil dólares, y otros cinco mil dólares pueden aplicarse de multa por fumar en lugares prohibidos. También otros mil dólares puede ser la multa por arrojar un papel en la calle.

Y esto se nota, pero lejos de presentarse como un régimen opresivo, el orden se mantiene en base al deseo que tiene el ciudadano por conservarlo en una sociedad que -se nota demasiado se desespera por parecerse a Occidente y, más concretamente, a Estados Unidos. Sus avenidas parecen copiadas de Miami y hay un shopping en cada cuadra si uno camina por la coqueta y cosmopolita avenida Ochard.

El gobernador de Santa Fe se mostró muy entusiasmado con la visita al puerto de Singapur que hará mañana junto a funcionarios y empresarios de la Región Centro: "Es impresionante el know how que tienen en el funcionamiento del puerto, nosotros en Rosario tenemos que recuperar cargas y actividades en nuestro puerto. Para nuestra ciudad eso es fundamental, por eso es importante lo que podamos aprender aquí, también los entendimientos a los que podamos arribar".

Por su parte, el ministro de la Producción Juan Bertero volvió a destacar la importancia de generar "un proyecto que posibilite la instalación de una oficina permanente de la Región Centro en ésta área del Asia, pero para eso tenemos que llegar a un entendimiento con las autoridades y también con los actores privados que deben ser los verdaderos protagonistas", dijo.

A diferencia con Malasia, aquí el Estado no es musulmán sino absolutamente laico, con lo cual no rigen las normas Jalal para el faenamiento de carnes, razón por la cual será más fácil para las empresas del rubro tener oportunidades de competir con la carne australiana. Pero recién ayer comenzaron las rondas de negocios que seguramente dejarán una agenda más concreta para las próximas 48 horas, antes de que finalice la misión argentina en el sudeste asiático.

Comentá la nota