La UCR busca cerrar filas por la Legislatura y por la intendencia

La UCR del Chaco tiene en estos momentos tres prioridades: conservar la mayoría propia en el Superior Tribunal de Justicia, retener la presidencia de la Cámara de Diputados y desactivar la ofensiva peronista que podría complicar a Aída Ayala por el impedimento constitucional para ejercer dos cargos electivos a la vez.
Sobre el primer punto, el rozismo mantiene una actitud de expectante vigilia, a la espera de ver qué movimientos concretos realiza el gobierno. Pero por los otros dos temas los tiempos se van acelerando, por lo que el martes habrá una cumbre partidaria en la sede de López y Planes 358.

Pronóstico reservado

La reunión será entre las mesas que conducen a la Convención Provincial y a los Comités Provincial y Capital de la UCR. El encuentro servirá para poner al día toda la información sobre la evolución del escenario relacionado con la pulseada por la Legislatura y por la intendencia de Resistencia.

Los dos asuntos son fundamentales en la ilusión del rozismo de volver al poder en 2011, no sólo por lo que ambos cargos representan en materia de poder político, sino porque también generan un financiamiento partidario sin el cual la futura campaña por la gobernación se haría muy difícil de sostener.

Por eso, para las dos cuestiones la Alianza tiene previstas varias estrategias alternativas, algunas de ellas ya en marcha y otras preparadas para el caso de que sean necesarias.

En lo que hace a la Legislatura, un primer paso fue imponer su mayoría para modificar el reglamento y darle a Alicia Mastandrea la presidenta actual- derecho a doble voto en caso de que la votación para elegir al nuevo titular de la Cámara termine 16 a 16, que es la cantidad de diputados que tendrán la Alianza y el Frente Chaco Merece Más a partir del 10 de diciembre.

Ahora, la UCR busca encontrar fisuras en el bloque oficialista, para volcar a su favor uno o más votos que desequilibren la paridad. Para ello, realiza distintos tipos de ofertas. El peronismo, a su vez, hace lo propio operando sobre la oposición. Por eso la reunión radical del martes: se insistirá en la advertencia a los diputados propios para que nadie saque los pies del plato.

El caso de Ayala no está desligado. La intendenta fue elegida diputada y prometió al electorado asumir como legisladora, pero ahora quiere hacerlo pidiendo licencia en el municipio para no tener que convocar a elecciones en la capital. Esa alternativa no está prevista por la Constitución, pero también quiere ser utilizada por el peronista Domingo Peppo en Villa Angela, por lo que el PJ no puede impugnar a Ayala sin disparar al mismo tiempo sobre las intenciones de uno de sus dirigentes más importantes.

Comentá la nota