Burzaco debuta con guiños a la Federal

El nuevo jefe de la policía porteña, el diputado Eugenio Burzaco, y el ministro de Seguridad de la Ciudad, Guillermo Montenegro, se reunieron ayer por primera vez luego del escándalo de espionaje que eyectó al detenido Jorge "El Fino" Palacios de la fuerza. En la primera cita ratificaron que la nueva estrategia será coordinar en vez de competir con la Federal, tal como adelantó Crítica de la Argentina la semana pasada.
A las 18.10, Burzaco, recién llegado desde Israel, desembarcó en el Ministerio de Seguridad –donde se instalará a partir de mañana– con un equipo de 15 personas. Será su esquema de confianza, así como Palacios tenía a Osvaldo Chamorro y Roberto Ontivero, ambos echados de la fuerza. Chamorro fue echado de su sillón de subjefe luego de que la Justicia comprobara que en la computadora que tenía en una oficina privada, compartida con su socio "El Fino", archivaba informes patrimoniales de dirigentes políticos oficialistas y opositores.

Durante una hora, el diputado, ex asesor del neuquino Jorge Sobisch y de Juan Carlos Blumberg, coordinó con Montenegro y sus subsecretarios de Seguridad y Justicia los pasos a seguir para poder cumplir con el sueño de Macri de poner a la policía porteña en la calle antes de fin de año. "Se reunirán todos los días", indicó una fuente allegada al ministro.

Los encuentros sucederán en el segundo piso del edificio ubicado en la Avenida Patricios 1142. Ya no en el cuarto donde estaba la vieja jefatura que supo ocupar El Fino. La fuerza todavía no nació y ya necesita cambiar de aire.

A pesar del desembarco de Burzaco en la policía PRO que conducirá formalmente desde el 10 de diciembre cuando acabe su mandato como diputado, la fuerza conserva la mayoría del diseño original. Cuenta con un 80 por ciento de agentes provenientes de la Federal.

Macri accedió al reclamo de la oposición y los legajos de todos los agentes pasarán por un proceso de revisión. De esa forma se busca evitar nuevas sorpresas.

Antes de la reunión, Montenegro pudo darse un gusto. Después de tantos días sumergido en el centro de la tormenta se hizo un regalo a sí mismo: festejó el año de la promulgación de la ley 2.894 que da marco legal a la creación de la Policía Metropolitana. Se trata del conjunto de normas que, según escribió Palacios, "no sólo dificultan el armado y funcionamiento de una policía, sino que pueden hacer fracasar el proyecto en sí mismo".

Comentá la nota