Buryaile dijo que el Gobierno es socio sólo en las ganancias.

“Si el Gobierno se hace el distraído cuando un sector que puso tanto necesita, entonces no hay equilibrio ni equidad”, comentó el dirigente agropecuario. Recordó que si bien pasó un año de la resolución 125 de retenciones móviles, el conflicto con el matrimonio Kirchner viene de 2005 y descreyó sobre la posibilidad de que se llegue a buen término en la búsqueda de soluciones.
El presidente de la Sociedad Rural Pilcomayo y vicepresidente segundo de Confederaciones Rurales Argentinas, Ricardo Buryaile, dijo que el Gobierno nacional es socio únicamente en las ganancias pero “cuando los vientos soplan en contra se hace el distraído”.

Buryaile formuló estas declaraciones a La Mañana al hacer referencia a las ideas y vueltas en las negociaciones que mantiene la Mesa de Enlace con el Gobierno Nacional y pidió equilibrio y equidad a la gestión de Cristina Fernández.

“Sin dudas que es muy difícil decir que sí a todo como dijo la presidenta. Lo que uno debe tener es equilibrio y equidad para que a un sector como el agropecuario, que le ha puesto a este Gobierno más de mil millones de pesos, tenga sus compensaciones en momentos difíciles. Cuado pedimos que se compense a los productores algodoneros de Formosa o Chaco, a los productores de girasol o hacienda vacuna por la sequía, no me parece justo que desde el Gobierno nacional digan ahora no se puede. Entonces el Estado es el gran socio en las ganancias y cuando los vientos no soplan en forma favorable, mira para el costado. Estas son las cosas que uno no comparte. Si el Gobierno se hace el distraído cuando un sector que puso tanto necesita, entonces no hay equilibrio ni equidad”, expresó el dirigente agropecuario a La Mañana.

Afirmó que bastó que la presidenta Cristina Fernández diga que la agropecuaria era una actividad segura, para que venga la peor sequía en los últimos 70 años.

“No me parece justa la postura del Gobierno nacional porque el interior del país está atravesando por una situación muy complicada. Hablamos con gente que trabaja en la agroindustria en Santa Fe y describen situaciones angustiantes. Conozco como vive el productor de Formosa y de otras provincias. Son situaciones dramáticas. Uno ve que todo el esfuerzo de los productores se dilapida por empecinamiento, tozudez y revanchismo del Gobierno y creo que eso no está bien”, remarcó.

Recordó que si bien pasó un año de la resolución 125 de retenciones móviles y concentró la atención de los medios de comunicación, el conflicto con el matrimonio Kirchner viene de 2005 y descreyó de la posibilidad de que se llegue a buen término.

“La mesa de negociación tiene que continuar porque la mejor forma de encontrar soluciones es hablando. Pero los gobernantes tienen que entender que lo nuestro tiene un margen. Hay gente que está mal predispuesta porque sufrió un manoseo importante y vio durante este tiempo malos tratos, medidas políticas incomprensibles y como si esto fuera poco, también se agrega el drama de la sequía. Es lógico que el productor esté de mal humor. Hay que buscar soluciones pero la verdad es muy difícil si el Gobierno nacional no adopta una actitud generosa y de compromiso hacia el sector que tanto aportó”, acotó.

Formosa

Buryaile dijo que la situación de los productores de Formosa es mala y sostuvo que lo mismo ocurre con los hombres del campo en todo el país.

“El productor agrícola ha perdido gran parte de su cosecha con la sequía y el ganadero no tiene precios. Formosa es una provincia productora de terneros y la cría es la más castigada en este esquema, por la sequía. Si el productor ganadero está muy mal, lo mismo le sucede al productor agrícola. En la provincia después nos queda la industria de la madera que también es importante pero ya bajó un 50% su actividad en los últimos meses por la crisis. Lo que nos queda es el empleo público. Entonces los pueblos se convierten en lugares donde no hay mayor movimiento comercial. Está es la realidad de Formosa”, describió.

Comentá la nota