"Se burla la buena fe del electorado"

Objetan las candidaturas testimoniales.

"En las candidaturas testimoniales, los postulantes no asumen el compromiso claro de ocupar un cargo una vez electos o directamente manifiestan que no lo ocuparán. Lamentablemente, este ardid político que se instaló en nuestra práctica electoral a partir de los comicios del 28 de junio, pese a que violan el artículo 1 de la Constitución Nacional", sostuvo Laura Julieta Casas.

La abogada cuestionó la estrategia de presentar candidatos que luego renuncian a la banca antes de asumir en el Congreso. Su opinión fue plasmada inicialmente en el juicio impulsado contra Daniel Scioli y Sergio Massa, a quienes la Cámara Electoral Nacional (CEN) los habilitó a presentarse a las urnas, en el cual participó como amicus curiae integrando un equipo de constitucionalistas tucumanos expertos en la materia en debate.

El concepto se reactualizó ahora, con la decisión de Osvaldo Jaldo de no jurar como diputado nacional para seguir siendo ministro del Interior en Tucumán. "Ya se presagiaba que esto iba a ocurrir y se consumó en los últimos días por pedido del gobernador José Alperovich", lamentó.

Casas consideró que las testimoniales quiebran el vínculo entre representantes y representados determinados en la Constitución, así como también instrumentos internacionales de derechos humanos con jerarquía constitucional que establecen el derecho de los ciudadanos a votar y ser elegidos en elecciones periódicas auténticas, como lo establecen la Convención Americana de Derechos Humanos y el Pacto de Derechos Civiles y Políticos.

"Este tipo de candidaturas burlan los principios de la República y de la democracia, la buena fe del electorado y tergiversan la autenticidad que debe existir en el proceso eleccionario", aseveró.

Comentá la nota