Burgos, crítico por el caso del barrio Confluencia

El presidente del Concejo Deliberante no quiere que se compren tierras para trasladar a los usurpadores de Confluencia. Es la primera crítica institucional que se hace al manejo de esta espinosa cuestión.
El presidente del Concejo Deliberante de Neuquén, Néstor Burgos, se pronunció en contra de algunos térmicos del pre-acuerdo al que se llegó con los usurpadores de tierras del barrio Confluencia, y se constituyó en el primer funcionario político del oficialismo con voz disonante en la política concreta (más allá de los discursos) que se lleva adelante con las tomas.

El preacuerdo firmado el miércoles estipula que 33 familias se quedarán en el predio que pertenece a la municipalidad de Neuquén. El resto será trasladado a otros terrenos ubicados en cercanías de Confluencia que el Estado deberá comprar.

“Creo que es una barbaridad y que se abre una puerta a los criterios urbanísticos antojadizos de cada uno de los habitantes obliga al Estado a comprar cualquier pedazo de tierra”, disparó Burgos en declaraciones a RTN.

“Estoy molesto y muy preocupado porque hoy, a 25 años del retorno a la democracia, estamos en una situación donde parece que vamos a cambiar el orden jurídico en las sociedades organizadas y yo no estoy dispuesto a esto”, dijo con evidente enojo.

El presidente del Concejo Deliberante cargó contra quienes hacen de las tomas un negocio inmobiliario en el que se aprovechan de las necesidades de la gente.

Puso como ejemplo, los dichos de la presidenta de la mutual municipal, al referirse a la toma de terrenos que estaban destinados a planes de viviendas en Valentina Norte. La mujer había denunciado que una persona había demarcado cuatro lotes, supuestamente para familiares.

“En realidad es una operatoria para tener cuatro parcelas que después las venden a distintos valores que pueden variar entre 3 y 5 mil pesos el lote”, aseguró Burgos.

Comentá la nota